• PUBLICIDAD

Virgo y Virgo

VIRGO Y VIRGO

Así es como los Virgo y Virgo prefieren despertar por la mañana: saludando la aurora virginal que encierra la promesa de una jornada de paz, belleza y perfección. Lamentablemente a la mayoría de ellos no les ocurre nada de esto.

La mayoría de los Virgo bajan con mala cara por el lado equivocado de la cama, van hasta la cocina arrastrando los pies, y buscan a tientas el zumo de ciruela, los remedios naturales, son siempre mejores para facilitar la regularidad. Siempre existe el peligro de que los laxantes formen hábito, lo cual podría crear una dependencia grave.

Infortunadamente, los pensamientos negativos y las preocupaciones machaconas que Virgo y Virgo pliegan cuidadosamente y ponen a buen recaudo en el fondo de sus mentes se las ingenian para volver a saltar y decirles Buh! A la mañana siguiente, mezclándose con sus pensamientos recíprocos más bellos y positivos, quizás porque no lo plegaron con dobleces suficientemente pequeños, o quizás porque Virgo y Virgo se resisten a cerrar el cajón donde guardan los problemas, y prefieren dejar una rendija abierta, para poder espiar periódicamente dentro y hacer un recuento preciso de sus contrariedades más recientes. Virgo y Virgo tratan a sus problemas como a sus plantas, con constante y esmerada consideración, sin olvidarse nunca de regarlas y regarlos. A las plantas con aguas y a los problemas con lágrimas. Desde luego, con tiernos y cariñosos cuidados, las unas y los otros brotarán rápidamente, crecerán profusamente y necesitarán podas frecuentes.

Virgo y Virgo relacionados como parientes, amigos, socios o amantes, se sienten obligados frecuentemente, a evaluar todas sus respectivas emociones, acciones y respuestas, y a enunciar todas las opiniones y reacciones, utilizando el diccionario no abreviado de sus propias pautas preconcebidas de perfección, o de las de la sociedad. Y esto implica un tremendo derroche de tiempo, que se podría emplear mejor remontando cometas, fabricando muñecos de nieve, corriendo con el cabello al viento, o urdiendo sueños, que son las auténticas realidades. Alguien debe señalar a estos Virgo y Virgo, y también a bastantes Libra, que la lógica no es el dios que parece ser, porque la lógica implica una falacia peligrosa, la presunción de que lo que nunca ha sido no podrá, por consiguiente, ser nunca, y la presunción inversa de que lo que siempre ha sido deberá por consiguiente, ser siempre. La expresión “por consiguiente” es la herramienta de la lógica que puede hacer fracasar incluso al jugador más espabilado en un juego de anagramas de esclarecimiento cósmico. No siempre, pero sí a menudo, la expresión “por consiguiente” es una señal de advertencia, para la mentalidad abierta, de que alguien se dispone a cerrarla herméticamente y a deshacerse de la llave de la verdad. En la brumosa comprensión que el hombre y la mujer tienen de la realidad, nada es más errado que estas presunciones generalizadas de la lógica parcialmente ciega, nacidas de las falacias del pensamiento establecido. Esta aceptación obcecada nos pone a todos a merced de los locos cuyo objetivo consiste en controlar la mente humana individual, y eventualmente a las masas, mediante diversos tipos de drogas y de hipnosis, y mediante mensajes subliminales proyectados por televisión, demasiado rápidos para que los capte el ojo humano pero no tanto como para que no sedimenten en el subconsciente.

Aunque la esencia de Virgo nos ayudará a precavernos de estos peligros, la misma virtud de Virgo se puede utilizar por la vía de la cara negativa de la moneda. Es indudable que los Virgo poseen excelentes aptitudes para la investigación científica y metafísica,pero a veces son propensos a tropezar y caer en la trampa del empleo ocasionalmente errado de la expresión “por consiguiente”, y pierden así la oportunidad de experimentar la sublime libertad de descubrir su propia conciencia creadora portentosa: la Verdad más profunda, ajena a la lógica, en su actual estado equívoco de interpretación.

Por supuesto, que hay algunos Virgo que se han convertido en almas libres, y que han ingresado en diversas disciplinas con los ojos muy abiertos. Han aprendido a cerrar el cajón de sus preocupaciones insignificantes, a hacer caso omiso en sus contratiempos pasajeros, y a fijar la vista en el amanecer de la Nueva Era. Al combinar su espléndido discernimiento en los espacios más vastos, azotados por el viento, de dos mentes abiertas, Virgo y Virgo pueden sintonizar juntos el llamado cada vez más insistente, atronador, de su verdadero planeta regente, Vulcano. Estas vibraciones invisibles pero potentes afectan más y más a todos los terráqueos, pero sobre todo estimulan reacciones extrañas y a veces inquietantes a los Virgo. Muchos de éstos necesitarán tiempo para aprender a manejar la nueva energía, pero algunos, ya se han adaptado a la frecuencia más alta, y la utilizan, ahora mismo, con resultados asombrosos, en su vida personal y emocional, así como en sus carreras.

Puesto que jugamos con “anagramas” la palabra vulcanizar deriva del planeta Vulcano, y designa un proceso en virtud del cual se somete al caucho, y a las personas, a un tratamiento sulfuroso y a un calor extremo, que aumentan su fuerza y su elasticidad. Y así, es gracias a la misteriosa influencia de su auténtico planeta regente que Virgo y Virgo unidos en cualquier tipo de asociación o relación experimentan dentro de sí mismo este proceso de vulcanización temporalmente inquietante, pero ulteriormente rejuvenecedor. Gradualmente, comprobarán que éste les revela que poseen una fuerza de carácter antes insospechada, junto con una mayor elasticidad de puntos de vista que se reflejarán ostensiblemente en una conducta menos envarada y en una reducción de las ansias autocríticas.

Es interesante saber que algunos aspectos de las nuevas vibraciones del planeta Vulcano no tardarán en causar y ya están causando, no sólo en los Virgo, sino en determinadas personas de los doce signos solares, una sutil regeneración celular, que finalmente hará imposible descubrir la edad cronológica. La magnitud de este fenómeno depende de la posición todavía ignorada que ocupa Vulcano en las cartas natales. Éste es un proceso similar al de las técnicas alquímicas que perfeccionó milagrosamente el iniciado conocido entre los metafísicos por el nombre de Conde de St. Germain, sólo una de sus múltiples identidades, el cual, según los historiadores del siglo XVIII, rejuveneció a ciertas damas de la corte francesa, algunas de las cuales, a una edad cronológica superior a los ochenta años, eran en apariencia, suficientemente jóvenes y bellas como para que hombres adolescentes y veinteañeros se batieran duelo por sus favores.

Ya se trate de la magia alquímica de St. Germain o de las nuevas vibraciones de Vulcano, hay m uchos caminos que conducen a Roma, y hay muchos prodigios que están próximos a florecer entre nosotros en este despuntar de la era de Acuario.. siempre que optemos en seguida por no aniquilarnos mediante la demencia bacteriológica o ecológica. Los “nuevos” planetas, que no son absoluto nuevos, sino que han sido descubiertos, identificados y redescubiertos después de cada gran cataclismo de la Tierra, siempre son “descubiertos” en el momento justo, sincronizado con el programa de una evolución de la humanidad masculina y femenina elegida hace mucho tiempo mediante el libre albedrío, en dirección a la madurez espiritual necesaria para aceptar estas poderosas influencias establecidas. Antes de que se produzca este “descubrimiento” en ese momento estipulado, sus vibraciones están mitigadas, parcial y temporalmente controladas.

Cuando Virgo y Virgo se juntan, tanto si uno de ellos, o los dos, están muy influidos, o poco influidos, por estas vibraciones de Vulcano, se preocupan mucho. Sin embargo, la mayoría de sus preocupaciones son, mucho ruido y pocas nueces. Si reflexionan, se darán cuenta de que pierden demasiado tiempo precioso en preocupaciones improductivas y contraproducentes.

El despertador no ha sonado, en razón uno de ellos llega tarde a una cita o al trabajo. Quién fue el culpable del inexcusable atraso y de la imperdonable impuntualidad? Alguien tiene que ser el culpable, no? No, no lo es. Puede suceder, con igual facilidad, que nadie sea el culpable. Una costosa lámpara de porcelana se rompe, aparece un raspón en el parachoques del coche, se pierde la llave de la puerta… A quién le importa? A Virgo le importa, créeme.

Renuente a cargar toda la culpa, por lo menos interiormente, sobre el otro, a menudo cada Virgo se acusa a sí mismo, se deja someter al implacable veredicto de: Culpable. Después viene la severa sentencia autoimpuesta: el bloqueo emocional, que consiste en un resentimiento reprimido, en una tensa ansiedad, más el cilicio de la expiación excesiva y la automortificación, con una mitigación de la pena por buena conducta, o mejor dicho, por una conducta “perfecta” en el futuro, cosa que los Virgo no atinan a comprender que es siempre inalcanzable para los seres humanos. Es encomiable seguir esmerándose por alcanzar esta meta, pero exigírsela continuamente a uno mismo y a los demás es inútil, y además produce extenuación emocional y un desgaste de energía.

El problema más difícil que debe enfrentar Virgo y Virgo, siempre magnificado en su configuración de signos solares 1-1, se puede sintetizar en una palabra: evacuación. Este es no solo un síntoma escatológico, que genera malestares que oscilan entre el simple estreñimiento y graves dolencias intestinales, sino que también se puede manifestar en forma del no menos incómodo bloqueo emocional del que sufren. En este último caso, el sencillo remedio consiste en comprender sinceramente la necesidad de evacuar: de purgar la mente y el corazón de ridículos sentimientos de ineptitud, culpa y frustración por la incapacidad temporal para modificar una situación que no llega a estar a la altura del desiderátum, tan rápida y metódicamente como lo exige el impaciente Mercurio.

Como les sucede a Virgo y Virgo, y a las demás parejas de configuración de signos solares 1-1, tienen mucho, quizás demasiado, en común, pero dada la empatía que existe entre sus respectivos puntos de vista y traumas, no hay ninguna razón para que no intenten disfrutar juntos, en lugar de destruirse el uno al otro. Los ayudará el hecho de que Virgo y Virgo se relajen y acepten con más naturalidad, con un grano de sal y una pizca de humor, los desencantos que les producen los pequeños contratiempos y complicaciones de la vida, evitando juzgarse o juzgar a los demás tan compulsivamente, y dejando los análisis más complejos por cuenta de robots y computadoras que están programados con precisión, y que no son tan susceptibles a los dolores de estómago de la tensión.

Los Virgo podrán sacar mucho provecho del ejemplo de los santos, puesto que viven tan obsesionados por la perfección, y presuntamente los santos se aproximaron a dicho estado ideal tanto como es humanamente posible dentro de una envoltura carnal. Quiero decir que, nunca nada perturba realmente a un santo.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD