• PUBLICIDAD

Virgo y Libra

VIRGO, LIBRA, características, amor, relación, sexo, compatibles, como se llevan, horóscopo, zodíaco, VIRGO y LIBRA se atraen, VIRGO y LIBRA pareja, gVIRGO y LIBRA sexualmente, VIRGO y LIBRA amistad, VIRGO y LIBRA 2016, VIRGO y LIBRA amor, VIRGO y LIBRA compatibilidad, VIRGO y LIBRA

Virgo y Libra

Vamos a ver la relación entre Virgo y Libra. Los hombres y mujeres Libra son tan regocijantemente inteligentes y, al mismo tiempo, son tan agradablemente optimistas, que a la mayoría de las personas les encanta sencillamente, estar en su compañía. Basta que sonrían para que un salón de baile sórdido se torne rutilante. Son sacapuntas mentales, que estimulan tus ideas y hacen brotar briosamente tus pensamientos en el aire fresco de su lógica. Pueden conferir apariencia de cristales a las gotas de lluvia y transmutar las vulgares burbujas de jabón de la bañera o la ducha en el prodigioso montaje de quiméricos globos rosados, pero un globo se limita a evadirse, tantas veces como lo machaques y golpees, siempre hinchado y refulgente y etéreo, siempre flotante. La frustración es tremenda. La única forma de causarle alguna impresión a un globo, consiste en armarte de una aguja o un alfiler puntiagudo y punzante.

Aunque los Virgo son afables y corteses por naturaleza, están por cierto bien armados con paquetes íntegros de agujas y alfileres puntiagudos y punzantes, y nada puede desinflar más rápido la rotunda alegría y las benévolas burbujas de un Libra que los diminutos alfileres y agujas de las críticas correctivas de Virgo. Entonces lo único que queda es un pequeño jirón de goma rosada, sin todo el aire que lo hacía redondo y ligero y feliz. En semejante estado no sirve para casi nada. Así como los Libra no sirven para casi nada, durante un largo lapso, después de estar sujetos a una andanada especialmente penetrante del realismo de Virgo.

Como Libra es un signo cardinal y Virgo un signo mutable, el o la Virgen aceptará durante mucho tiempo la lógica, las largas discusiones y el jubiloso optimismo de Libra, antes de esgrimir los alfileres y las agujas. El Virgo típico es un alma mansa, pacífica, que se abre y florece deliciosamente bajo el suave resplandor de Venus, el planeta regente de Libra. Durante un período, su convivencia será apacible, serena y mutuamente satisfactoria. No será sensacional, quizás, pero por otro lado tampoco será turbadora o desquiciante. Virgo y Libra serán un hermoso equilibrio de personalidades, motivaciones y objetivos, y una pulcra y limpia armonía de intenciones. A Libra le gusta todo lo que es equilibrado y bello, a Virgo le gusta lo mismo.

Virgo y Libra deambularán juntos por la oficina, el hogar, el aula o la sala de conciertos, beatíficamente, y eludirán, en general, a todos los  bromistas, a todas las personas bulliciosas y groseras. Ordenarán recíprocamente sus cajones de calcetines, desempolvarán recíprocamente sus empates, lustrarán  recíprocamente sus esperanzas, se alisarán el pelo el uno al otro… intercambiarán regalos que consistirán en cepillos de dientes y relojes despertadores.. y se canjearán libros. Los marcos de sus retratos colgarán en posición simétrica, no levantarán la voz ni gritarán y todo será melodioso y maravillosamente mundano.

Gradualmente, Libra empezará a depender de Virgo para conservar los platillos de su Balanza correctamente yuxtapuestos, y empezará a confiar cada vez más en el espíritu servicial de Virgo. Como el Virgo medio no disfruta realmente de las fiestas muy concurridas ni de las ceremonias públicas en las que estás obligado a sonreír y a entablar conversaciones triviales cuando no tienes ninguna gana de lo uno ni de lo otro, y como por lo general a Libra sí le gustan esos festejos, es posible que el Libra se acostumbre insensiblemente a acaparar las diversiones y a pretender que Virgo asuma la responsabilidad de las rutinas monótonas y los deberes aburridos dentro de la asociación Virgo y Libra, ya se trate de hacer coincidir el debe y el haber de la cuenta bancaria, de lavar la vajilla, de entretener a la tía Marta, de cuidar los niños, de cortar el césped, de reparar la lavadora (la mayoría de los Virgo tienen dedos mágicos y son prodigiosos en la mecánica)… y de ejecutar todas esas faenas alegres y sublimes que no cautivan el gusto exigente del Libra.

Antes de que pase mucho tiempo, se oirán rumores ominosos bajo tierra, Virgo es un signo de Tierra. Nada cataclísmico, sino sólo unos pocos temblores. Virgo empezará por explicar paciente y afablemente al Libra que el o ella, no ha sido forjado en el molde de un felpudo, sino en el de un ser humano perfectamente normal. Luego, Virgo intentará transmitirle, siempre cortésmente, al sonriente globo rubicundo con hoyuelos y orejas rosadas que el sueño que acaricia desde la infancia no es realmente el de convertirse en valet, criada, chófer o mayordomo, ni el de triunfar en una carrera aunque sólo sea remotamente afín a estas otras. Virgo tiene ambiciones más variadas que la de ser deshollinador o casero. Libra escuchará paciente y respetuosamente la Declaración de Derechos de Virgo, y después de sopesar los pros y contras durante un lapso razonable, decidirá que las quejas de su interlocutor son justas, y que el o ella no ha estado tratando correctamente a Virgo. Entonces Libra ofrecerá generosamente asumir por lo menos la mitad de los deberes y responsabilidades, dejándole al Virgo abundante tiempo extra durante el cual el o la Virgo podrá mantenerse ocupado y ajetreado como más le plazca. Ésta parece ser la solución perfecta, la transacción ideal. Al principio.

Después Virgo empezará a entablar discusiones bizantinas y a criticar los esfuerzos del Libra, que sencillamente no estarán a la altura de la perfección que el Virgo aportaba previamente a esas faenas. Todos saben que a un perro ovejero no se lo cepilla hacia delante, sino hacia atrás, para conferir más vitalidad a su pelaje. No se riega demasiado el césped, para no ahogarlo, y si no se le echa suficiente agua, se secará. En el coche lustrado quedaron tres manchas nítidas sobre el capó, para no mencionar el raspón que los malditos anillos de Libra dejaron sobre el parabrisas, a la mayoría de Libra le encantan las joyas. Llega la noche en que Libra clava el linóleo, deja unas chinchetas olvidadas en el suelo, y Virgo pisa una mientras marcha descalzo desde el dormitorio hasta la cocina para tomar su leche de antes de ir a dormir. Entonces se arma la gorda, y cuando todo termina el pobre Libra ha quedado postrado sobre la alfombra, o despatarrado sobre el diván de terciopelo, con los platillos de su Balanza oscilando como un péndulo, y quizás incluso sollozando suavemente por tan tremenda truculencia. Probablemente Virgo no se mostrará desmedidamente comprensivo. Una triple combinación de estreñimiento, enfado e insomnio puede transformar a los o las Virgo normalmente afables en criaturas nada semejantes al ángel de la misericordia. Pero probablemente se reconciliarán luego y su vida volverá a marchar sobre rieles, hasta la próxima vez que Libra le endilgue a Virgo una disertación desmesurada sobre esto o aquello, y Virgo se sienta nuevamente a llenar de alfilerazos la encantadora lógica y el debate lírico de Libra. Es posible que la segunda vez sea Libra quien pierda los estribos, y Virgo quien se acurruque en un rincón moqueando y sintiéndose odiado.

Sin embargo, los amigos, socios, parientes, amantes o consortes Virgo y Libra, congeniarán durante la mayor parte del tiempo. Puesto que influye sobre ellos la vibración 2-12, lo más frecuente será que Virgo respete a Libra en lugar de encontrarle defectos, pues intuye que Libra tiene conocimientos que podrían hacer menos caótica la vida. Y los tiene. Ya que precede a Virgo en la rueda kármica, Libra puede enseñarle a Virgo, con el ejemplo, los beneficios de una actitud más tolerante y desprejuiciada respecto de las discrepancias entre lo ideal y lo viable, tanto en uno mismo como en sus congéneres, y puede enseñarles asimismo a cultivar un carisma más informal y a comprender que la vida nos ha sido conferida para que la gocemos y no sólo para que clasifiquemos sus defectos por orden alfabético. Pero Libra proyectará este esclarecimiento hacia su amigo o amante Virgo con la tolerancia benévola que el signo más adelantado experimenta, hasta cierto punto, por el signo que lo sigue, en razón de haber pasado ya por esa experiencia espiritual, probablemente más de una vez.

En conjunto, Virgo y Libra tienen mucho en común, mucho más que lo que tienen en oposición. Libra aprueba la estricta ética del trabajo de Virgo, por lo menos al principio, y casi la envidia. Virgo aprueba el espíritu de justicia y equidad de Libra, aunque Virgo pasa por un trance traumático cuando lo obligan a ser el público cautivo de las pendulares maratones de toma de decisión de Libra, con sus sí, sus no, y sus quizás, porque Virgo interpreta semejante deliberación superflua como un derroche frustrante e innecesario de tiempo valioso. Seguramente habrá ocasiones en que Virgo pensará que Libra es perezoso o perezosa, lo cual es muy injusto por parte de Virgo, porque a los períodos de letargo de Libra los siguen infaliblemente eclosiones de energía y entusiasmo verdaderamente impresionantes. Al fin y al cabo, una persona debe descansar en algún momento, cuando se divierte con tanta vehemencia y trabaja con tanto tesón como lo hace siempre Libre, por partes casi iguales, equilibrando lo uno y lo otro tanto como es humanamente posible. Pero cada uno de ellos admirará y respetará inmensamente la inteligencia del otro, porque Virgo y Libra están dotados, desde la cuna, de una cantidad considerable de células cerebrales en buenas condiciones de funcionamiento.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD