• PUBLICIDAD

Urano en Leo

Existe un estrecho vínculo entre Urano y el Poder, de manera que cuando se hospeda en Leo, surge en la persona el deseo y hasta la necesidad de ostentar el mando, sobre todo si Leo revela protagonismo en la carta natal. En este caso, tal vez sienta atracción por la política, además de percibir el impulso creativo de Urano. También acentúa la prisa, especialmente si hay realce de Tauro, Escorpio o Acuario y anima a los que alojen el Sol en Aries y Sagitario.

Leo es servicial, atento y romántico, su curiosidad nunca se satisface, está lleno de sorpresas. Loa nativos de este signo necesitan sentirse siempre como auténticos vencedores en todo lo que emprenden y de ningún modo se deprimen por algo que no han conseguido. Es un signo de fuego, se destaca por su vitalidad y optimismo. El fuego radiante, ardiente y expresivo, se consagra especialmente al descubrimiento y cumplimiento de posibilidades futuras, y nos otorga la energía que necesita para efectuar las tareas cotidianas.

Urano en Leo muestra a una generación que se caracteriza por sus revolucionarias ideas sobre la libertad en el amor y en el sexo, además de su alejamiento de la moral tradicional. Son líderes natos, no están conformes con las normas y pautas sociales, crean las propias.

Precisamente el planeta Urano se halla en “exilio” en Leo y por ello su influencia positiva será mínima. En cambio, la negativa alcanzará sus más altas cotas. La comunicación y el afecto con los más íntimos estarán en dependencia de ciertas relaciones irregulares: unas veces existirá acuerdo y otras habrá disputas y malentendidos.

Si se combina la originalidad de Urano con la creatividad y altivez de Leo resultarán actitudes próximas al desarraigo y la emancipación.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD