• PUBLICIDAD

Tauro y Virgo

Cuando nos encontramos una relación Tauro y Virgo, vemos que Virgo admira la tenacidad de Tauro, aunque casi no tolera el temperamento del Toro ante una equivocación evidente. Tauro se queda casi pasmado ante la agilidad mental de Virgo, pero los Toros no sienten mucha simpatía por los fanáticos de la salud, ni por los maniáticos de la limpieza, ni por las sutilezas del bizantinismo de Virgo.

Pero, que importan algunas pequeñas diferencias entre amigos? Normalmente Tauro y Virgo encontrarán muchos elementos para cimentar un entendimiento cordial, y entre estos elementos no ocupará un lugar secundario el sentido común. Sin embargo, es posible que a veces el nombre de la citada cualidad fastidie al escrupuloso Virgo, pues éste sabe que el sentido en cuestión dista mucho de ser común. Es extremadamente raro. Puedes estar segura de que algún día el Virgo logrará corregir finalmente esta inexactitud específica del lenguaje.

Tauro y Virgo se aferrarán tenazmente a sus respectivos principios mientras el resto de la sociedad se dispara en una danza demencial de tragedia y de frívola estupidez. Ni el Toro ni la Virgen hacen muchas distinciones entre la tragedia y la frívola estupidez. Según su sensata opinión, la segunda conduce rectamente a la primera. Los Virgo recuerdan todas las imperfecciones que han visto en su vida, desde la cortina desgarrada de una ducha hasta el defecto de carácter de un amigo. Los recuerdos son dolorosos, y en razón de ellos los Virgo están eternamente desilusionados, para no hablar del pesimismo que alimentan respecto de la naturaleza humana. Igualmente, de alguna manera, los Virgo casi parecen disfrutar con el recuerdo de las grietas y los recovecos polvorientos de la vida. Éste les sirve para ocupar sus mentes lúcidas y activas. Tauro también recuerda todo lo que ha visto, aunque el Toro no desea realmente recordar. Una voz interior recriminatoria les dice a los Toros que derrochar el tiempo es hasta cierto punto pecaminoso y que derrocharlo en cosas pasadas que no se pueden cambiar no es un despilfarro menor. Sin embargo, se sujetan irremediablemente a sus viejos recuerdos, y a las lecciones que han aprendido, como si éstas estuvieran grabadas en piedra sobre sus frentes. En general, los Virgo alimentan temores más complicados (incluso por su propia salud y por el riesgo de accidente) que los Tauro. Lo que temen los Toros no es de naturaleza física.

Esta no es una pareja vivaz que desearíais contratar para encargarle que venda urgentemente el Puente de Brooklyn, o que escriba en colaboración un libro de cuentos de hadas, o que promueva la venta de acciones para incautos en una agencia de transacciones clandestinas, o que controle un juego vertiginoso de blackjack en el Casino. Tauro y Virgo nacieron los dos bajo signos de Tierra femeninos y negativos. Lo que significa que son pasivos y receptivos (femeninos), desconfiados y un poco timoratos y cautelosos (negativos), aunque muy íntegros y fiables (Tierra). Es un milagro que lleguen a conocerse. Sin embargo, una vez que juntan el coraje y la agresividad necesaria para intercambiar saludos, y para concertar una cita con el fin de volver a encontrarse (a la cual acudirán puntualmente), la amistad, o la sociedad comercial, o lo que sea (por lo general una combinación de ambas), probablemente florecerá con lentitud, seguridad y sosiego, hasta convertirse en una hermosa relación. Dentro de un grupo familiar, Tauro y Virgo son casi siempre los que se entienden bien y los que se sienten aislados de los demás radicales congregados en torno  de la mesa del desayuno.

Así es como Tauro triunfa a menudo sobre Virgo… a fuerza de paciencia. Tauro siempre la tiene. Virgo carece generalmente de ella. Exteriormente, Virgo parece ser tranquilo, sereno y paciente, pero su mente se ajetrea sin parar, y la llenan con toda clase de frustraciones interiores cuando las cosas no suceden exactamente como a ellos les gusta, y tan rápidamente como querrían. La carne desea y puede permanecer sobre la Tierra (durante un tiempo) pero su actitud mental es versátil e inquieta. Mercurio es en realidad el regente del signo de Aire Géminis, y no está muy cómodo en su asociación temporal con el signo de Tierra Virgo. En consecuencia (tal vez por puro aburrimiento) el taimado Mercurio agita a veces a Virgo y le hace incurrir en un comportamiento que contradice su auténtica naturaleza y que choca con sus deseos más íntimos. Sin embargo, los Virgo no deben desesperar, porque cuando descubran a Vulcano, este empezará a manifestar sus vibraciones poderosas  y magnéticas a través de las personalidades de todos los Virgo, y los hará más fuertes y resistentes, y menos propensos a cambiar a caballos, de ideas, de chicas o de carrera en medio del río de las pequeñas ofuscaciones e irritaciones de la vida.

De todas maneras, siempre será más natural que Tauro triunfe en mayor escala que Virgo (cosa que a los Vírgenes no les preocupa demasiado), porque Tauro es un signo fijo, y fijo en astrología significa estable, organizado y extraordinariamente capacitado para levantar cimientos perdurables debajo de una carrera, de una casa o de un matrimonio. Virgo es un signo mutable, y mutable en astrología significa que cambia, que se mueve de un lado a otro, que comunica entre terceros, que lleva información y verdades de aquí para allá, con opiniones tanto verticales como horizontales. Los Vírgenes no experimentan una necesidad devoradora de construir un gran imperio ni de pasearse en un coche deslumbrante entre aclamaciones, mientras el confetti llueve sobre ellos y les arruina el pulcro peinado.

La obsesión de Virgo consiste en servir al mundo y a todos los individuos que lo habitan, para lo cual les enseña sus faltas, con el fin de introducir orden en el caos y la anarquía, y en acumular al mismo tiempo una dosis razonable de seguridad personal para el futuro. Si por un accidente del Destino a un Virgo le tocara pasar bajo el resplandor de uno de los focos de la fama, se ruborizaría, tal vez disfrutaría tímidamente durante un breve lapso, y después se enajenaría a menudo a la prensa con sus comentarios críticos, manifestaría su irritación contra el gran público vociferante y sucio y finalmente ejercitaría la opción que le corresponde a Virgo por derecho de nacimiento, y tomaría la decisión firme y categórica de replegarse a la vida muy privada que la mayoría de los Virgo buscan por encima de todo.

Tauro también desea recluirse. Y generalmente los Toros saben muy bien dónde se recluirán. En el campo. Tarde o temprano, entre los seis y los sesenta años de edad, todo Toro macho o hembra, gravitará fuerte y rectamente hacia la campiña.. hacia cualquier lugar de ésta donde los Tauro puedan consagrarse a su pasión por la Buena Tierra, los árboles, la hierba y los mansos arroyos, libres de la intromisión de individuos bulliciosos, necios, charlatanes. Pero cuando los Toros se asientan finalmente entre las gallinas y los patos y las vacas y las pilas de heno, no quieren que su seguridad dependa de la veleidosa Madre Naturaleza y sus cosechas. Por ello soportarán la confusión y la frivolidad de las ciudades, aunque sea durante muchos años, para poder partir, luego, con un bulto voluminoso bajo el brazo, un bulto que no contendrá precisamente lo que los granjeros utilizan para hacer que la hierba crezca verde. Los Tauro desconfían de esta sustancia, en todas sus formas. Contendrá algo que ya es verde: bellos y crujientes billetes, que llevan pre patriotras fanáticos.

Cuando Tauro y Virgo exhiben un aspecto Sol-Luna armonioso entre sus cartas natales, sumado a la armonía natural de su configuración de signos solares 5-9, pueden retirarse dichosamente al campo, juntos. Los Toros se plantarán satisfechos sobre sus bienes, mientras las Vírgenes van y vienen entre la granja y la ciudad para comprar provisiones y deshacer entuertos de vez en cuando. Quizás Virgo refunfuñe un poco cuando Tauro sea desaliñado, y es posible que se traben en algunas reyertas afectuosas, pero en general serán compatibles.

Hay que confesar, astrológicamente, que los Virgo pueden ser tan porfiados como los Tauro. La única diferencia consiste en que la porfía de los Toros es de tipo fijo, bastante general, en tanto que Virgo es de tipo bizantino, detallado.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD