• PUBLICIDAD

Tauro y Tauro

tauro y tauro, compatibilidad, signos, amor, relación, sexo, compatibles, como se llevan, horóscopo, zodíaco, tauro amor, compatibilidad tauro mujer, tauro compatibilidad amor, compatibilidad tauro, compatibilidad de signos tauro y tauro

Tauro y Tauro

Quién sabe cómo, ha circulado el rumor de que los Tauro tienden a excederse en el peso. No es cierto. Sí, algunos son más bien rollizos, pero la mayoría no.

Les encanta cocinar y les encanta comer, pero normalmente la espléndida contextura del Toro transforma cualquier exceso de calorías en músculo sólido. A las mujeres Tauro, la buena comida sólo parece conferirles un aspecto de robusta coordinación, y una gracia lerda, sensual. Por supuesto, siempre hay excepciones inevitables, pero la verdad es que los signos solares Cáncer y Libra son más propensos que Tauro a la gordura y las curvas superfluas.

Otra falacia a cerca de los Tauro consiste en que son perezosas. Los Tauro no son perezosos, sencillamente sustentan la teoría de que derrochar energía es un pecado, y por eso es raro que los sorprendas moviéndose deprisa. Los Tauro tienen tanta fuerza porque los Toros típicos la conservan, así como conservan su dinero. Cuando juntas a Tauro y Tauro, es difícil conseguir que inicien cualquier tipo de acción instantáneamente, a menos que estén encolerizados, pero ya hablaremos de eso. En verdad, movilizar a Tauro y Tauro es dos veces más difícil que movilizar a un Tauro, he aquí una lógica tipo Tauro, sencilla y sensata. Imagina un par de montículos de tierra suculenta, inmóvil, el uno junto al otro. Ninguno de ellos desea profanar la apacible quietud con una cháchara innecesaria. Cuando se encuentran por primera vez, se estudian recíprocamente más o menos en silencio. Nunca un Toro esta demasiado ansioso para precipitarse impulsivamente a una asociación con otro Toro antes de haber juzgado cuidadosamente y sopesado seriamente todas las múltiples posibilidades.

Esto nos trae al tercer rumor astrológico injusto y falaz, que los Tauro son tercos. No lo son. Sencillamente son resueltos y firmes en el contexto de sus convicciones, y no son tarambanas nerviosos que continuamente cambian de idea y pierden la cabeza. Los Tauro cambian rara vez de idea, y pierden la cabeza con menos frecuencia aún. Verás después de tanta reflexión cuidadosa y tanta consideración seria, es harto razonable ceñirse a lo que uno sabe que es correcto. Cuando Tauro y Tauro que sustentan ideas distintas entran en estrecho contacto, ambos se muestran aún más razonables en su relación recíproca que en su relación con otras personas de opiniones antagónicas.

Por lo menos nunca nadie acusa a un Tauro de no tener oído musical. Todo Tauro nacido en este mundo canta maravillosamente, como aficionado o como profesional, en la ducha o en la bañera o mientras se afeita, o en todo caso adora escuchar música y sueña con cantar.

Una asociación Tauro y Tauro, desarrollada bajo el doble peso de una influencia de signos solares 1-1, puede ser plácida, estable y mutuamente reconfortante. Estos seres son normalmente dulces y pacientes como ositos de juguete, respetuosos de los derechos de los demás, silenciosamente fieles e incuestionablemente leales. Sin embargo, la vida puede resultarles un poco estancada o monóntona, a menos que la carta natal de uno de ellos, o de los dos, contenga planetas de signo Aire o Fuego. Los Tauro desconfían del cambio, porque el Toro es conservador, y este no es un falso rumor. Si conoces a un Tauro que realmente disfruta del cambio, y sobre todo con el cambio brusco, fue adoptado o su Luna y/o ascendente estaba en un signo como Aries, Géminis o Acuario a la hora de nacer. Quizás en Sagitario. Los Tauro típicos están precavidos contra las reformas rápidas o las modificaciones súbitas del statu quo, y en este contexto se parecen mucho a los Capricornio. Piensan que, en general, las cosas han marchado muy bien, pausadamente, a lo largo de los siglos, así que, por qué perturbarlas cambiando las reglas y normas de la vida?. Para el Tauro medio, admitiendo siempre las raras excepciones que confirman la regla, cualquier tipo de interferencia radical en el hábito fijo (Tauro es un signo fijo), es insensata. El tiempo siempre ha probado el mérito de los hábitos fijos, y una  nueva idea, no verificada, podría no ser más que un plan descabellado, que a su vez podría ser la cuña peligrosa causante del desastre. Cuando un Tauro cambia de idea, cosa que ocasionalmente ocurre, puedes estar totalmente seguro de que este cambio ha sido metódicamente planificado y responde a todas las condiciones necesarias de la aplicación práctica.

Por supuesto ha habido bastantes Tauro y Tauro que han participado en la “revolución juvenil” de los años sesenta, pero una encuesta veraz demostraría que sólo un porcentaje muy bajo de ellos quemaron sus tarjetas de reclutamiento y huyeron a Canadá, o a otros países, por ser objetores de conciencia. Tauro puede “objetar por conciencia” muchas cosas, pero entre ellas no se cuenta el hecho de enfrentar el peligro físico. En Astrología, el signo solar Tauro rige el patriotismo igual que Cáncer. Incluso hay Tauros dispuestos a participar en demostraciones en favor de nuevas causas como la ecología, la energía solar, la paz verde, los derechos de la mujer y así sucesivamente. Al fin y al cabo, estamos en la era de Acuario, y ni siquiera los Toros pueden evitar que los arrastre la ola de cambios violentos. Pero debieron de hacerlo sólo después de reflexionar cautelosamente.

La defensa de las costumbres consagradas y el respeto por la autoridad (cuando la autoridad es sensata) son a menudo los elementos que hacen confluir inicialmente a Tauro y Tauro y son el cemento que los mantiene cohesionados. Tauro piensa que, cuando es necesario el cambio, la única forma razonable de promoverlo es dentro del sistema. En realidad, los demás deberíamos agradecer como corresponde la presencia de estas almas básicamente bondadosas, fiables, que están tan consagradas al impero de la razón impasible. Para implantar una paz cuerda y perdurable en la Tierra necesitamos los enfoques variados de los doce signos solares. Pero cuando una pareja como Tauro y Tauro duplica sus rasgos psíquicos innatos, puede solidificarse en un molde con ligeros toques de fanatismo. Tauro y Tauro están honda y sinceramente preocupados en resguardar sus inversiones, sus bienes, sus familias, sus seres queridos y su país de los extremistas desorbitados. Por supuesto, debes comprender que Tauro puede definir como “extremista desorbitado” a cualquier cosa que se salga del convencionalismo conservador.

El aspecto potencialmente más deletéreo de una asociación Tauro y Tauro consiste en la gran renuencia de uno de los Tauro a arrepentirse cuando ha agraviado seriamente al otro. Incluso cuando un Tauro está íntimamente convencido de que el o ella se ha equivocado, tiende a defender tercamente lo que ha dicho o hecho imprudentemente, porque confesar un error se aproxima peligrosamente a la debilidad, y la sola palabra debilidad, hace que el Toro se vea rojo. De vez en cuando un Tauro puede halagar al otro, hacerlo aflojar y decir que lo siente, o hasta hacerlo reconciliarse, pero esto no sucede con frecuencia. A veces es útil hacerles cosquillas. Se ríen, se sonrojan y finalmente murmuran que lo hicieron adrede. A los Tauro siempre les resulta más fácil retractarse cuando la ignominia de haberse equivocado está abrigada por el manto del humor. Este amortigua la caída.

Cuando el Tauro comprende finalmente que la paciencia de Tauro es una virtud bella y deseable, pero que puesta patas arriba se transforma en simple y empedernida testarudez, le resulta más fácil perdonarle a la otra mitad de la pareja taurina sus propios accesos de esa misma “virtud”. Tauro y Tauro pueden trabajar o jugar juntos, y comportarse maravillosamente. Serán recíprocamente dóciles, fiables y dulcemente complacientes siempre que uno de ellos no empuje demasiado lejos, o con demasiada fuerza al otro. Casi todos los Tauro tienen un fantástico sentido del humor, y si aprenden a reírse de sí mismos todos sus problemas de adaptación habrán terminado. No hay nada como un buen chiste para estimular al Toro y ponerlo en movimiento, o para cambiar una posición fija. El humor es una de las cualidades más valiosas que puede poseer un ser humano. Mezclado en dosis generosas con la prodigiosa fiabilidad taurina, puede ayudar a hacer más razonables, y un poco más sensibles, a estos hombres y mujeres tan dignos de amor y ternura.

Cuando una relación Tauro y Tauro uno de ellos permite que el otro vislumbre ese espíritu bromista, el humor fecundo que estos dos comparten en su asociación de signos solares 1-1 se desencadenará como una fresca lluvia de felicidad, para lavar a fondo los tenaces recuerdos del dolor que se infligieron mutuamente y para permitir que las flores del perdón crezcan en sus corazones.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571 o Xoneka 806 466 827

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD