• PUBLICIDAD

Tauro y Géminis

tauro y géminis, hombre tauro y mujer géminis, compatibilidad geminis tauro amor, tauro geminis cama, tauro y geminis 2015, tauro y geminis amistad, tauro y geminis son compatibles en el amor, tauro y geminis amor 2016, tauro y geminis compatibilidad, compatibilidad, signos, amor, relación, sexo, compatibles, como se llevan, horóscopo, zodíaco

Tauro y Géminis

Para analizar la relación Tauro y Géminis, debemos empezar diciendo que el hombre Tauro y la mujer Tauro son personas calladas, estables, prácticos, que procuran ocuparse de sus propios asuntos. De vez en cuando pueden ser feroces, pero durante la mayor parte del tiempo conservan una calma admirable. Un Tauro puede mirar de frente el ojo de un huracán, si es necesario, sin moverse ni pestañear. Sin embargo, su fuerza maravillosa y tenaz obstinación apenas pueden competir con la deslumbrante agilidad de una pareja de gemelos, capaces de revolverse y esquivar inteligentemente cualquier amenaza terrenal. Los gemelos son, por supuesto, dos personas distintas disfrazadas de una sola, que se autodenominan Géminis.

Compadece al pobre Tauro que se enfrenta con estas dos personas veloces, de pies ágiles, de mente aguzada, que zigzaguean y le confunden, haciéndole creer todo el tiempo que enfrenta a un solo torero. Es difícil entender como alguien puede divertirse atormentando cruelmente a una colosal y noble bestia cuyo único deseo consiste en que la dejen sola, en paz. Uno casi desea que el Toro de en el blanco, con una súbita y furiosa embestida de sus cuernos. A veces, esto es lo que sucede. Y ésta es un advertencia justa para el Géminis descarriado, que no sospecha cuán desagradable es sentirse inesperadamente acometido desde atrás, cuando estás sonriendo y haciendo reverencias y pavoneándote gallardamente sin mirar a tus espaldas.

Tauro tarda mucho en aprender, pero nunca olvida la lección aprendida. Nunca. El elefante es un animal olvidadizo, cuando se compara su memoria con la del Tauro al que lo han herido una vez. Naturalmente, no todos los Géminis mantienen a sus personalidades gemelas tan separadas, la mayoría de ellos se las ingenian para fusionar a sus dos personalidades distintas en un ser humano espabilado, inteligente e interesante, razonablemente honesto y reconfortantemente adaptable. De todos modos, la capacidad de Géminis para saltar de un punto de vista a otro, cuando ello le parece necesario para su supervivencia, puede producirle a Tauro la sensación desagradable de que sucede algo que no puede captar muy bien o en lo que no puede confiar.

Tauro y Géminis es una configuración de signos solares 2-12, lo cual significa que Tauro es el signo situado inmediatamente por detrás de Géminis en la rueda Kármica. En consecuencia, Géminis guarda en el alma el recuerdo de las oportunidades que se pueden perder, por un exceso de cautela taurina. Por eso los Géminis hombre y mujer, y de todas las edades, se cuidan mucho de evitar las rutinas mentales, o cualquier otro tipo de estancamiento, en esta encarnación. Sin embargo, Géminis comprende la renuencia de Tauro a cambiar la seguridad por lo desconocido, y lo comprenden mejor que la mayoría de los otros signos solares porque, en un sentido inconsciente, ellos ya han pasado por esa experiencia.

En cuanto a los Tauro, como Géminis sigue a Tauro en el círculo astrológico, todos los hombres y mujeres Tauro intuyen vagamente que tienen algo que aprender de estos Géminis espabilados y listos. Pero a Tauro le resulta difícil entender aquello que Géminis quiere enseñar. A los Toros les gustaría poder tomar la vida con más informalidad, pensar expeditivamente, desprenderse del pasado sin remordimientos y emprender alegremente una nueva aventura cada día. Tauro anhela ansiosamente la libertad espiritual, chispeante y tentadora, que Géminis, situado unos pasos por delante, agita constantemente en las narices del Tauro más lerdo. Pero y si alguien irrumpiera en la casa y robara los bienes preciosos del Toro mientras está fuera, cazando luciérnagas con los gemelos? o si se tropezara y se rompiera el dedo gordo del pie, mientras practica algún deporte de riesgo con Géminis?

A menudo el Géminis más liberal y razonable interpretará como un terco prejuicio el empecinamiento dogmático del Tauro en atenerse a los hechos probados y verificados. A la inversa, el Tauro típico piensa que siempre es posible que un aserto aparentemente correcto de la brillante lógica geminiana encubra una falacia o un engaño detrás de la volubilidad exterior. Lo que inspira a los Tauros su desconfianza inicial frente a los Géminis es la asombrosa locuacidad que tienen los gemelos. Cualquier persona capaz de ejecutar semejantes malabarismos con las palabras, y de urdir con ellas relatos tan hipnóticos y llenos de ingenio y emoción, despierta las sospechas de los Toros más lacónicos, que tienden a medir cada palabra de sus raros discursos. El hombre o la mujer Géminis casi siempre es excepcionalmente elocuente, aparentemente lógico y claro, en sus exhibiciones verbales. Sólo un Libra puede competir con los poderes de persuasión del Géminis. Pero a Tauro no lo persuaden con tanta rapidez.

El desapego vivaz de Géminis puede ofender y ofuscar a Tauro, por turno, porque los Tauro interpretan el desapego como un testimonio de que los ignoran groseramente o de que los tratan con arrogante condescendencia, y ninguna de las dos alternativas les resulta particularmente placentera. Algunos Tauro llevan durante muchos años las cicatrices del rechazo real o imaginario de un signo de Aire. Esto es lo que genera a menudo esos accesos de terco empecinamiento. Los Géminis no consiguen entender, aunque en ello les vaya la vida, como alguien puede incurrir en la porfía de hacer oídos sordos a toda lógica y razón. Sin embargo, una o dos palabras afectuosas, un brazo pasado por encima del hombro, o un cálido y cordial apretón de manos, derretirá el tierno corazón de Tauro, regido por Venus, como si fuera mantequilla colocada al sol. A pesar de ser muy sagaces, frecuentemente Géminis no atina a comprender esta fórmula mágica para ablandar la fija y firme posición mental o emocional de Tauro. La frialdad que proyecta ocasionalmente el signo mental de Géminis no hará más que congelar al Tauro, transformándolo en un bloque más sólido de tierra obstinada.

La causa más común de tensión entre Tauro y Géminis es el hábito de Tauro a sentir, cuando lo que debe hacer es pensar, y el hábito propio de Géminis a pensar cuando lo que debe hacer es sentir. No trates de encandilar a un Tauro con tu brillo cuando lo que debes hacer es desconcertarlo con fuertes abrazos.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571 o Xoneka 806 466 827

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD