• PUBLICIDAD

El Niño y Niña Géminis

como es segun su signo, GEMINIS niño, como son los niños GEMINIS, caracteristicas, niña GEMINIS, GEMINIS, los nacidos, signo solar, astrologia, caracteristicas de los niños pequeños GEMINIS, rasgos de personalidad, personalidad de GEMINIS, los GEMINIS, un año, bebe TAURO, dos años, caracter, tres años, cuatro años, cinco años, desarrollo del niño GEMINIS, lady astaroth

El Niño y Niña Géminis

El principal problema del que se quejarán los padres de un niño y niña Géminis es, simplemente, mantenerse a su ritmo, pues en general estos pequeños pueden hablar, correr y hasta pensar con más rapidez que casi todos los demás. Pueden agotar con sorprendente celeridad el surtido de juegos y materiales que les proporcionas, armando un escándalo mientras pasan de una cosa a otra. Pueden resistir tus intentos más inteligentes de disciplinarles, y, cuando por fin descansan, lo harán con el chisporroteo y el tintineo de un sistema eléctrico que ha sufrido un cortocircuito.

Sin duda todo esto corresponde a un caso extremo, pero da una idea del alto grado de energía propia del niño y niña Géminis. Estos niños están en su mejor momento cuando hacen varias cosas a la vez. Se sentirán más centrados cuando tienen ocupadas las manos tanto como el cerebro. Tu niño y niña Géminis puede trabajar con facilidad en un rompecabezas, mientras escucha un disco, habla en voz alta consigo mismo y presta atención a una conversación que tiene lugar en el otro extremo de la estancia.

De hecho, la expansión del lenguaje será una preocupación constante. Incluso antes de los dos años puede explicar las reglas del mantenimiento doméstico a sus muñecas, en frases de muchas palabras acompañadas de gestos entusiastas, recitar varias canciones de cuna una tras otra en animado soliloquio, “leerse” a sí mismo de memoria los cuentos que le has leído previamente, e incluso contar hasta ocho. Pero existe el peligro de que se exceda, pues su incansable curiosidad a menudo le lleva a hacer tantos intentos que acaba sintiéndose frustrado o sufre los efectos de una excesiva agitación nerviosa. Debes estar atenta al comportamiento de tu niño y niña Géminis pensadores, a fin de encauzarles para que no disipen velozmente sus energías. Si consigues reducir su agitación para que descansen y se recuperen con regularidad, y puedes, en la medida de lo posible hacer que sigan un objetivo sin desviarse, hasta completar una cosa, habrás avanzado mucho para lograr que tu “Tootle” (pequeña locomotora de un cuento infantil, a la que tanto se parecen el niño y niña Géminis) pueda ser algún día un tren expreso.

Al niño y niña Géminis puede resultarle más difícil que a otros niños concentrarse, prestar una atención sostenida, lo cual puede ser motivo de irritación para ti o la maestra de la guardería, la cual debe recoger continuamente los juguetes abandonados en cualquier parte y eliminar las huellas de las actividades emprendidas con entusiasmo y descartadas con rapidez. Aunque deben aprender a centrarse en una cosa, no te preocupes demasiado por sus disgresiones. Recuerda que el método característico del niño y niña Géminis para entender el mundo es examinar rápidamente muchos detalles a la vez y luego organizarlos en un todo coherente.

La tarea de ayudar a tu niño y niña Géminis para que organice sus intereses diversificados puede parecer a veces como tratar de encerrar el viento, pues uno tiene la impresión de que va realmente contra su naturaleza esencial. Sin embargo, puedes estar segura de que el niño y niña Géminis están más dispuestos que la mayoría a aceptar orientaciones. No saben bien lo que quieren (a esta clase de niños no hay que ofrecerles alternativas como una técnica para manejarlos), y se interesarán por todo lo que quieras enseñarles. Pero sobre todo, incluso a una edad muy temprana, son niños con los que uno puede razonar. El niño y niña Géminis comparte con los otros signos de aire Libra y Acuario, una necesidad consciente de comunicación con los demás, y puedes utilizar esta vía de acceso a su mente siempre que necesites orientarlos en alguna dirección mejor.

Y ya que hemos citado la mente, digamos que el desarrollo mental es la principal característica del niño y niña Géminis. Un buen porcentaje de los niños con este signo tendrán una inteligencia decantada hacia la actividad intelectual. Querrán comprender las relaciones entre las cosas. Los libros y los puzzles figurarán en los primeros lugares en la lista de instrumentos de aprendizaje preferidos y más utilizados. Además, el niño y niña Géminis puede mostrar también un interés precoz por los sistemas simbólicos, tales como el alfabeto y los números. Pueden sentirse atraídos por adultos inteligentes o chicos mayores, pues están al acecho de cualquiera que pueda enseñarles algo, y anhelan nueva información de la misma manera que otros niños anhelan golosinas. En algún niño y niña Géminis en edad preescolar, el intelecto naciente puede no ser tan evidente, pero incluso estos niños altamente activos, que participan físicamente en todo, es muy probable que se interesen más por algún objeto de su curiosidad que por la actividad en sí.

El niño y niña Géminis se caracteriza por ser vivaz, nervioso y de complexión delgada. Estos niños probablemente hablarán con rapidez y antes que los demás, y también se moverán con soltura. Es importante prestar atención y respetar la necesidad que tiene el niño y niña Géminis de expresarse verbalmente, por difícil que esto pueda resultarte por estar muy ocupada. Si te resulta molesto un constante toma y daca verbal, al menos reserva algún tiempo cada día para conversar con tu  hijo. Incluso a una edad tan temprana como son los tres años, puedes jugar con el a las preguntas y respuestas. O trata de colaborar en la composición de un poema, al niño y niña Géminis le encanta tener un compañero para sus juegos mentales. También puedes pedirle que sea el quien te cuente el cuento.

A menudo el niño y niña Géminis podrá hacerte reír. Inteligente y alegre, puede ver el humor en todas las cosas, y no hay mejor mono que él cuando trata de imitar a la gente. No obstante, esto conlleva un problema que más adelante puede perjudicarle en la vida, y debes tenerlo en cuenta para ayudarle ahora. Su relación con el lado racional de la vida puede cegarle el lado sentimental. Como no es muy emotivo, puede ser insensible a esta dimensión en los demás. Consciente de ello, puedes tratar de alentarle hacia una mayor conciencia de las necesidades emocionales del prójimo.

Los estados de ánimo del niño y niña Géminis pueden variar mucho. Suele decirse, y ello se ha convertido en un cliché de este signo, que hay varias personas diferentes encarnadas en una sola. Cuando se siente desalentado o enfadado, o resulta intratable desde tu punto de vista, puede ser relativamente fácil distraerle y así orientarle en la dirección que deseas, siempre que el no te haya superado mucho antes en astucia. La variedad es lo que le interesa por encima de todo, variedad en la comida, los amigos, los libros y juguetes o los lugares, y se impacientará si no la encuentra.

La facilidad de adaptación del niño y niña Géminis no sólo es un modo necesario de existencia, sino que puede ser beneficiosa para ti, ya que podrás llevarle de viaje, de visita o efectuar excursiones cortas con facilidad. De hecho, una de tus tareas paternas consistirá en ofrecerle un medio ambiente interesante. Esto puede requerir tiempo y energía mientras el niño es muy pequeño, pero más adelante podrás enseñarle a buscar por sí mismo lo que le satisfaga.

Tendrás que aprender a ser tolerante con los experimentos científicos en la sala de estar y las carreras de obstáculos en la cocina, pero la alternativa es el aburrimiento, lo cual, para el niño y niña Géminis, equivale al castigo más duro y cruel. Piensa que estos niños son como un receptor de radio con multibanda y pueden captar prácticamente todo. Incluso con la mayor escasez de materiales a su disposición, utilizarán su ingenio para ver las conexiones inherentes entre las cosas, y te devolverán sus percepciones con una profusión estimulante.

DESARROLLO DEL NIÑO Y NIÑA GÉMINIS

Desde el Nacimiento hasta el primer año de Niño y Niña Géminis

Es característico del inquieto bebé Géminis que sea muy excitable y muestre una atención despierta incluso desde el nacimiento. Puede despertar al ruido más leve, y hasta cuando duerme puede revolverse. Es probable que no puedas confiar en las horas en que se despierta o la cantidad de alimento que toma, pues la variabilidad es un rasgo esencial del niño y niña Géminis. Pero si intentas adiestrarle para que siga un horario más regular, puedes mecerle o llevarlo en brazos cuando está excitado, pues les encanta la distracción. De hecho, cuando tu encantador Géminis de seis meses se retuerce y da vueltas sobre la mesa mientras le cambias, lo que es un rasgo común de todos los bebés de esta edad, puedes calmarle hablándole animadamente sobre cualquier asunto que te preocupe actualmente. El elocuente balbuceo con que te responderá puede parecerse tanto a una conversación auténtica que casi te convencerá de que comprende a la perfección y que ya has pensado considerablemente en ese asunto. También puede ofrecerte algún objeto, pero será mejor que tengas preparada una serie de otros objetos, pues es probable que cuando lo haya palpado con los dedos y agitado bien, se aburra y lo rechace. Los bebés Géminis tienden a mostrarse irritables si no tienen nada que hacer. Si se te agota el repertorio de chucherías, coloca a tu Géminis en una silla movible, pues el continuo movimiento le tranquilizará.

Un año del Niño y Niña Géminis

Cuando el pequeño Géminis alcanza la movilidad independiente, probablemente será difícil lograr que duerma, en comparación con otros niños de un año. El mundo es demasiado interesante, y él no parece cansarse de mirar todos los detalles. La mayoría de los Géminis son muy ágiles cuando empiezan a caminar. Quizás la mayor emoción para el Géminis es la adquisición del lenguaje. Cuando cumple el primer año sin duda aumenta diariamente su vocabulario con gran número de palabras nuevas. Al cabo de un año probablemente te sorprenderás ante la rapidez con que la jerga del pequeño empieza a parecerse al idioma que hablas sobre todo si dedicas bastante tiempo a hablar con el, pues sólo puede aprender aquello que se le muestra.

Esto nos hace volver al problema inicial que planteamos sobre el pequeño Géminis, Como lograr que duerma? Procura poner en practica un ritual nocturno consistente en leerle un par de historietas mientras está sentado en un balancín, al finalizar la segunda historieta apaga la luz y canta un poco mientras le meces. Puede dar resultado… si él está lo bastante cansado. De lo contrario, se pondrá a cantar contigo.

Dos años del Niño y Niña Géminis

El niño y niña Géminis de dos años puede presentar algunas dificultades con respecto al adiestramiento para hacer sus necesidades, sobre todo porque es probable que sus movimientos intestinales sean impredecibles. Puede ser más fácil si está en contacto con otros niños que ya están adiestrados, puesto que los Géminis son grandes imitadores. También debes animarle para que te informe cada vez que sienta la necesidad, puedes ser de ayuda que le informes a él cuando hayas de acudir al lavabo, de esta manera el pequeño podrá controlar mejor sus evacuaciones, de la misma manera que el lenguaje le ha permitido controlar otras áreas de su vida.

La ambivalencia tan característica de la difícil edad de dos años y medio puede ser especialmente notable en el Géminis. No le molestes con lecciones, puesto que sus vacilaciones pueden impedirles toda elección. Limítate a informar al pequeño del itinerario del día, ofrécele otras oportunidades cuando se resista a tus directrices y distráele con una animada conversación para evitar sus gritos.

Tres años del Niño y Niña Géminis

A esta edad, cuando los niños se muestran sociables, tu Géminis puede fomentar entre sus compañeros de la guardería la buena costumbre de compartir los juguetes y turnarse para jugar. Como es capaz de ver las dos cartas de un problema, quizás adopte el papel de árbitro, ayudando a dos amigos a resolver su disputa.

El lenguaje, punto fuerte del Géminis, es el medio con el que tu puedes controlar su comportamiento inaceptable. Normalmente razonar da resultados con los niños de este signo, pero la distracción es una técnica aún más eficaz. Cuando pides algo razonable y moderado y ves que el pequeño opone resistencia, pregúntale si crees que lloverá mañana o hazle ver que los carámbanos que cuelgan del alero son mas cortos que los del día anterior.

Apenas se presentan problemas de disciplina si al Géminis de tres años se le proporcionan libros de acertijos, rompecabezas y en ocasiones programas educativos de la televisión.  A los tres años y medio puede mostrar una disminución de su agilidad verbal, e incluso algunos Géminis pueden desarrollar tartamudez temporal. Este período de nivelación puede ser una buena ocasión para que los padres se den cuenta de que han esperado una madurez excesiva del lingüísticamente precoz Géminis. Bajo la sutileza lingüística puede haber una inseguridad emocional no reconocida, si puedes comprenderle más allá de la superficie de sus palabras, quizás le ayudes a allanar los temores típicos de esta edad.

Cuatro años del Niño y Niña Géminis

El Géminis de cuatro años puede jactarse de su capacidad para contar y “escribir”. En efecto, quizás sea capaz de escribir su nombre y probablemente pueda contar numerosos objetos mientras los señala. Puede abrumarte con su palabrería y llegar a fastidiarte con sus inacabables preguntas, su interminable cadena de “por que”. Los Géminis de cuatro años parecen tener una habilidad especial para hacer gracias verbales, y en una edad en la que predominan las tonterías divierten por sus rimas y asombran por sus hallazgos lingüísticos. Sin embargo, algunos Géminis disfrutan mintiendo, lo cual no debe preocuparte demasiado, pues es propio de la etapa de desarrollo en que se encuentran. Lo mejor que puedes hacer cuando tu hijo trate de encajarte un embuste, es guiñarle un ojo y desarmarle contándole una trola aún mayor.

Cinco años del Niño y Niña Géminis

Una manera de canalizar la cháchara incesante de tu locuaz Géminis de cinco años consiste en grabarla la conversación. Es probable que tanto tu como el niño y niña Géminis disfrutéis escuchando las ingeniosidades e improvisaciones. También puedes recortar una ventana en una gran caja para que tu pequeño juegue al locutor de televisión que lee las noticias. A esta edad, la mayoría de los Géminis son capaces de mantener una conversación seria con un adulto, y pueden comprender conceptos como los de justicia y sinceridad, por lo que ahora es una buena época para ayudarles a madurar en su sentido ético. No obstante, las excepciones a las reglas probablemente te dejarán perpleja (a los cinco años sobre todo, se toman las cosas muy literalmente), de modo que debes tener a mano explicaciones lógicas para todas tus instrucciones.

 

Quieres una tirada de Tarot GRATIS personalizada? Pues no tienes más que comentar y compartir cualquier vídeo de Youtube del Tarot de los Signos y Tarot del Amor del Zodíaco para participar en el sorteo de 12 Tiradas de Tarot Personalizadas cada mes!

PROMOCIÓN: Una tirada personalizada por skype por tan solo 5€.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD