• PUBLICIDAD

Saturno en Tauro

Se trata de una buena posición Saturno en Tauro, ya que favorece buena parte de lo que representa Tauro de formas diversas. La persona con este emplazamiento en su carta natal, tiene ambición para crecer materialmente, aunque es paciente y está dispuesto a cumplir una labor esforzada, metódica y lenta para alcanzar las metas que se proponga, aprende pronto que ese es el camino para culminarlas, ya que de nada sirve ir a grandes trancos.

Saturno le enseña que el sistema óptimo para agrandar la confianza en uno mismo reside en la acumulación de bienes y en una sustanciosa cuenta bancaria, pues el sujeto tiene menester esa seguridad, que le resulta mentalmente importante. Tal vez tienda a ligarse demasiado a la rutina y encuentre una cierta complacencia.

Los nativos de este signo son equilibrados y flexibles. Son resistentes, leales, tolerantes y muy estables. Dogmáticos, hogareños, trabajan incasablemente para conseguir sus objetivos. Les complace la ostentación, el conocimiento, las posesiones fastuosas. El entorno y el bienestar material los tranquiliza. No existe la casualidad, los acontecimientos son ideados y proyectados celosamente. No existen obstáculos para sus acciones destinadas a concretar sus metas. Los signos de tierra, como este, se fían solo de lo que pueden valorar con sus sentidos físicos y demandan resultados prácticos. Son cautelosos, disciplinados y fiables, y saben cómo funciona el mundo material.

Saturno en Tauro muestra una persona con un diálogo pausado pero profundo. Posee habilidad para los negocios e inspira confianza, tarda en tomar una decisión pero tiene mucha constancia y prudencia para lograr sus objetivos. Siente un enorme temor a la pobreza, es inseguro, el trabajo arduo le impide disfrutar de lo adquirido. Es una persona posesiva con sus afectos, siente la necesidad de dominar tu entorno, es testarudo e incapaz de relajarse por temor a perder el control.

Saturno está considerado como un planeta que origina inhibiciones y frustraciones. Además, a menudo se achacan a él la aparición de crisis y angustia en el individuo.

Toda esta carga negativa no tiene por qué afectar a su presencia en Tauro; es más, suele producir cierto pragmatismo beneficioso.

Sin embargo, lo más habitual es que la unión de lo pasivo y calculador de Tauro con el pesimismo y las dudas de Saturno, de como resultado una actividad inflexible y rígida. Esta estabilidad se refleja especialmente en los temas económicos para los que Tauro tomará conciencia de la importancia del ahorro.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD