• PUBLICIDAD

Saturno en Piscis

Cuando está Saturno en Piscis resulta fácil controlar las emociones, lo que resulta muy útil si la persona alberga un elevado grado emocional procedente de los signos en los que se alojen el Sol, la Luna o el ascendente. En este caso, Saturno en Cáncer, contribuye a estabilizar y reafirmar la personalidad de manera edificante. A veces muestra una determinada indolencia y apocamiento que ha de superar paulatinamente. Si se trata de una persona creativa, conviene que se anime, ya que Saturno en Piscis anula el alarde y se torna nocivamente apacible. El hospedaje de Saturno en Piscis influye en forma de fe religiosa y de disposición para las obras caritativas, aunque no conviene que exagere el sacrificio.

El nativo de este signo es muy cariñoso, maduro y estrechamente emotivo, su estado de ánimo es muy variable. Es romántico, dotado de gran ternura, se emociona cuando se siente amado y comprendido. Susceptible, soñador y espiritual, comprensivo y generoso. Su entrega es incondicional. Este es un Signo pertenece al elemento agua por lo tanto se comunica con su medio ambiente primordialmente por medio de sus sentimientos. El agua representa el mundo de las emociones disimuladas, desde pasiones compulsivas y temores irracionales hasta sentimientos de compasión y amor universales.

Saturno en Piscis muestra una persona con mucha imaginación, comprensión e inteligencia. Es reflexivo y necesita momentos de soledad para pensar y planificar sus metas. Es un ser temeroso de mostrar sus sentimientos, tímido, le es difícil expresar su afecto. Posee gran preocupación por el paso del tiempo y vive cada minuto intensamente. Por otro lado, es tolerante con los demás, pero no se ve demasiado bien a sí mismo y tiene confusión sobre su propia identidad, por ello necesita estar en contacto con un grupo de amigos para reafirmarse e identificarse.

Los efectos que produce Saturno en las personas nativas son de una gran preocupación por el paso del tiempo, al que en todos los casos calificarán de fugaz. La vida humana, para el nativo del signo Piscis, aparece excesivamente corta y, por lo mismo, cualquier proyecto que se propongan llevar a cabo, siempre les parecerá incompleto e inacabado a causa de la limitación del tiempo. Por algo a Saturno se le ha considerado desde antiguo el viejo padre Tiempo. Otras demosofías lo asocian a la muerte y al cambio de función y forma, a lo perecedero y a la vejez. La simbiosis entre la duda de Saturno y la meditación que emana de Piscis producen significados relativos al apartamiento y al retiro.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD