• PUBLICIDAD

La Mujer Virgo

COMO RECONOCER A LA MUJER VIRGO

La Virgo prudente tiene el rostro de una madonna italiana: óvalo puro, frente amplia y lisa, ojos bien dibujados, cejas arqueadas, nariz recta, boca pequeña y dientes como perlas finas. Su tez es de rosa y miel. El cuerpo es poc insinuante, por muy bien formada que esté, siempre aparece modesto y discreto. No se siente cómoda con su físico y carece de soltura, sobre todo en la adolescencia. La Virgo alocada tiene rasgos más marcados, la nariz más grande y la boca más sensual, a veces fruncida en una mueca irónica, su mirada es aguda y vivaz. Es charlatana y curiosa, con una afición al chismorreo que desagrada a su hermana de signo. Se ríe a carcajadas y viste llamativamente, sin temor a la excentricidad ni al mal gusto. Nunca está cansada, está agotada.

A veces se produce una curiosa y atractiva mezcla de estos dos tipos morfológicos, que se pueden comprobar en un personaje como Sofia Loren.

LA SALUD DE LA MUJER VIRGO

Como el hombre Virgo, es propensa a los trastornos digestivos e intestinales, que pueden llegar a hacerse crónicos, pasa de una colitis a una gastroenteritis, de una gastritis a un ataque de hígado. También tiene achaques específicamente femeninos, que comienzan en la pubertad y terminan en la menopausia. Está, expuesta a la aparición de quistes o fibromas.

Su sistema nervioso es delicado, más que el del hombre, y tiene excesiva tendencia a estar en tensión. Es propensa a los estados depresivos, sobre todo después de fases de excitación durante las que se se siente capaz de acometer cualquier tarea o de estar en tres sitios al mismo tiempo. A esto se añade que su vida profesional contribuye a agotarla. Si es enfermera, no duda en prolongar sus horas de servicio o en sustituir a una compañera. Después de una dura jornada, al llegar a casa, se entrega con entusiasmo a los trabajos domésticos que desgastan sus fuerzas, su vigor es sorprendente, pues suele ser más bien menuda. Si encuentra un objetivo para su vida, es capaz de liberar torrentes de energía.

Necesita calma y soledad, pero no un aislamiento prolongado. Si la soledad se alarga, se inventa multitud de ocupaciones, se agita más y más hasta que cae agotada. Es importante que la mujer Virgo regule su actividad. Sólo se le puede recomendar que tenga buen criterio y que procure cuidarse. Le conviene recurrir a la homeopatía y a la acupuntura. También es recomendable que practique el Yoga, ejercicios de relajación y natación, le resultará beneficioso acostumbrarse a pasear para combatir sus tendencias sedentarias.

MODO DE SER DE LA MUJER VIRGO

Posee las mismas cualidades y defectos que el hombre del mismo signo, pero en ella aparecen más desarrollados sentimientos como la abnegación o la entrega. La mujer Virgo supera sus angustias mediante el altruismo. Si se encierra en sí misma se vuelve insoportable, obsesionándose con sus desgracias, rumiando sus decepciones y criticando al mundo entero. Al dedicar a los demás su tiempo y sus cuidados adquiere otra dimensión, semejándose a la diosa Demeter, responsable de la fecundidad de la Tierra.

En un momento de su vida, la mujer Virgo se percata de que ha obtenido la seguridad, ya sea en forma de una cuenta bancaria, de bienes o simplemente de un trabajo en el que ha sabido hacerse indispensable. Ha cumplido con su deber, y espera. Esa espera es lo que en su vida cobra en ocasiones un aspecto angustioso. Cuando todo está en orden, las cosas se fijan, el movimiento cesa. El movimiento supone el desorden y entraña una exigencia de dinamismo. No obstante a veces siente que vive en un Universo demasiado ordenado e intenta una salida hacia el mundo exterior. Sólo puede encontrar su equilibrio si logra librarse de su frialdad y superar su desconfianza, construyéndose una vida afectivamente satisfactoria y superándose a sí misma en el amor de quienes la necesitan.

LAS APTITUDES DE LA MUJER VIRGO

La mujer Virgo está hecha fundamentalmente para servir, y ello le abre un horizonte bastante amplio. Tiene una amplia gama para elegir, desde la abnegación que exigen las profesiones médicas o afines,, hasta las ligadas con el sector servicios. Es competente esté donde esté y haga lo que haga, cocinar, preparar un medicamento, llevar una contabilidad, preparar un curso o dirigir un hotel. Secretaria o maestra, farmacéutica o empleada de correos, es siempre insustituible. Es raro encontrar en una sola persona tantos méritos y virtudes como en la mujer Virgo buen criterio y suficiente sentido crítico como para aconsejar a sus jefes, a veces menos perspicaces que ella, eficacia y sentido de la organización para saber hacer varias cosas a la vez, dedicación y espíritu práctico para administrar una economía considerable y por si fuera poco, tiene la suficiente modestia como para saber destacar los méritos de sus compañeros de trabajo, o para contribuir a la defensa de sus intereses.

La Virgo prudente se contenta con una situación subalterna, y la Virgo alocada tiene más ambición e iniciativa, que le permite triunfar en los puestos más altos y hacerse aceptar incluso por los hombres más desconfiados respecto a las mujeres, sabe ganarse su estima y su respeto.

COMO AMA LA MUJER VIRGO

Es una excelente esposa, atenta, buena ama de casa y abnegada. El hombre encuentra en ella una compañera inteligente, que sabe acompañarle mejor que nadie y que siempre se mantiene en segundo plano. Pero es importante que no se vuelque demasiado en esa vida que no deja resquicio a la sorpresa, su compañero podría descubrir un día que se aburre. La mujer Virgo es de esas de las que dicen los maridos: no tengo nada que reprocharle. Mi mujer es perfecta, fiel, seria, ahorrativa y desesperante…. El amor muere con la rutina, y la mujer Virgo tiene demasiada tendencia a instalarse en la sumisión y la aceptación. Lo demasiado perfecto acaba por sofocar la pasión más ardiente. Por ello, la Virgo prudente debe aprender a ser un poco frívola y caprichosa, a reírse o a llorar por tonterías, a desahogarse y a rebelarse.

La Virgo alocada es más apasionada, suele tener la experiencia amorosa que se echa en falta de su hermana de signo, experiencia nacida de su búsqueda de un amor imposible, el único que para ella es digno de tal nombre. Mientras es joven vive intensamente, pero tiene la oscura conciencia de que no es feliz. Cuando alcanza la madurez teme, como la Virgo prudente, quedarse sola y haber estropeado su vida y vuelca su afectividad en un amigo o en un animal de compañía, a falta de un niño que hubiera podido adoptar.

Es una mujer que despierta grandes pasiones, pero huye antes de que la atrapen. Sus amantes se casan con otras mujeres pero siguen cortejándola, lo que la halaga y le indigna a la vez, tiene la sensación de que ha perdido su oportunidad, por demasiado exigente o por temor a la decepción.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD