• PUBLICIDAD

La Mujer Leo y el Sexo

La Mujer Leo y el Sexo, en este caso combina el sexo y el afecto equilibradamente y entiende la forma de entregarse y recibir la satisfacción sexual sin romper el hechizo del romance. En el alma de la mujer Leo no se agotan nunca las brasas de amores anteriores, ya que no quiere desprenderse de todos los recuerdos de cuando la adoraban.  Es orgullosa y altiva, incluso altanera, con los desconocidos, sin embargo, cuando se ve rodeada por los brazos del hombre al que ha otorgado el privilegio de amarla, se transforma en una apasionada mujer que destila cariño y sexualidad, y desea inconscientemente que su amante ponga todo el empeño en colmarle las necesidades físicas, haciéndola sentirse venerada.

La mujer Leo a la que el amante no dispensa un trato digno de la propia majestuosidad, abandona los ensueños de un romance maravilloso y los deseos juveniles para cubrirse con el frío desapego del genio de Leo, por el contrario la mujer Leo que se siente bien amada es exquisitamente cariñosa y cálidamente afectiva. Cuando se siente plenamente deseada y adorada, es capaz de desarrollar una pasión lujuriosa y salvaje.

La arrogancia, la vanidad y el egocentrismo propio de la mujer Leo mudan mágicamente en afabilidad, consideración, cariño y munificencia cuando la miman, la veneran y la tratan respetuosamente. Cuando se siente plenamente deseada y adorada, es capaz de desarrollar una pasión lujuriosa y salvaje.

La mujer Leo se deleita con el acto amoroso durante la primera etapa de la relación con un hombre, sin embargo, a medida que el tiempo avanza, siente la necesidad de que el le declare afecto verbalmente y de que sea capaz de inventar pruebas tangibles, originales y enjundiosas de veneración.

Alguna que otra mujer Leo es tal vez excesivamente egocéntrica para manifestar el amor con una entrega completa, pues sigue un comportamiento sexual egoísta y algo somero, hasta que no ha aderezado la experiencia sexual a través de unos cuantos años de amor. El hombre que sea agraciado con el amor de la mujer Leo habrá de saber aguardar ese momento, ya que si se arma de paciencia descubrirá la extraña combinación de afecto, dulzura y voluptuosidad que se ocultan tras la jactancia de la mujer nacida bajo el signo de Leo, que experimenta una excitación intensa cuando se sabe adorada, deseada y amada verbalmente.

El camino para llegar al corazón de la mujer Leo y el sexo pasa por la música y la poesía. Le gusta que le entonen dulces serenatas, aunque solo sea simbólicamente. No encuentra la satisfacción plena en un amorío efímero y casi nunca es promiscua una vez que ha elegido a un amante digno de ella. Los celos pueden transformarla instantáneamente en una diosa gélida, a la que no queda ni rastro de calor, ni sexual ni emocional.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD