• PUBLICIDAD

Horóscopos. La Mujer Escorpio

COMO RECONOCER A LA MUJER ESCORPIO

Pocas mujeres tienen tanto magnetismo como ella. Sus ojos suelen ser algo rasgados, con una mirada de soslayo que recuerda la de una serpiente. Tiene la cabellera fuerte y espesa. La voz es gutural, un poco ronca, es una voz que parece salir de sus entrañas. Hay una aire de misterio, algo que atrae y que inquieta, es la mujer fatal por la que los hombres matan o se arruinan. Sus manos son largas y nerviosas, un poco secas y adornadas por gruesos anillos, y no es raro que lleve las uñas largas, pintadas de rojo oscuro.

Tiene un poder extraño y cultiva su embrujo cuidadosamente. Su cuerpo es sinuoso y atractivo. Cuando es guapa posee una de esas bellezas que dejan sin aliento, pero cuando es fea tiene tanta personalidad que las bellezas de otros signos nada pueden hacer para competir con ella.

LA SALUD DE LA MUJER ESCORPIO

Como el hombre de este signo la mujer escorpio sufre trastornos que afectan al aparato genital, como desequilibrios hormonales, dismenorrea o amenorrea. Necesita someterse a una vigilancia médica periódica, desde la pubertad hasta la menopausia. También es propensa a la esterilidad y a los abortos espontáneos, lo que explica que cuando es madre defienda a sus hijos con extraordinaria vehemencia.

Como el hombre del signo, tiene un notable vigor: padezca lo que padezca, aguanta en pie y sigue trabajando. La amenaza para ella en sus tendencias autodestructivas y en un temperamento ansioso, que la lleva a somatizar sus conflictos interiores traduciéndolos en enfermedades. Los médicos se encuentran con frecuencia completamente desorientados ante ella. El psiquiatra o el psicoanalista obtienen mejores resultados, porque le ayudan a tomar conciencia de su agresividad y de su ansiedad. También le dan buenos resultados las medicinas alternativas.

Debe evitar a las personas que buscan su amistad para absorber de ella la energía que les falta y que la dejan deprimida y, a veces, agotada. También debe alejarse de los pesimistas, los nihilistas y los que tienen tendencias suicidas, que pueden despertar en ella sus pulsaciones más negativas. Es absolutamente indispensable que rechace las experiencias ocultistas, la droga, el alcohol en grandes cantidades y, en una palabra, todo lo que pueda abrir brechas en su sistema defensivo o hacer surgir a la superficie los demonios encadenados en los infiernos de Plutón, el planeta que rige el signo.

Es bien conocida la historia del Escorpión y la rana, el bosque arde, y todos los animales huyen hacia el río. El escorpión ve a la rana y le dice: “Rana, déjame subir a tu espalda para cruzar el río”. Y la rana responde: “Bromeas! Si te ayudo a cruzar, cuando estés en mi espalda me picarás y moriré”. “No” dijo el escorpión. “porque si te pico y te mueres yo también me ahogaré”. Convencida, la rana deja subir al escorpión sobre su espalda. Pero en medio del río, el escorpión pica a la rana, y esta le dice en su agonía: “Pero ¿Qué has hecho? Tu también vas a morir” y el escorpión le contesta: “Que quieres?, es mi carácter.”

Esta fábula ilustra la fuerza autodestructiva que se da en este signo y que actúa contra toda lógica. La mujer Escorpio debe luchar contra sí misma con todas sus fuerzas si quiere evitar graves enfermedades o fracasos sentimentales. La mujer, que está más condicionada socialmente que el hombre para acallar sus cóleras o reprimirlas, necesita encontrar un medio de canalizar eficazmente su agresividad. En caso contrario, se expone a pasar la vida de médico en médico.

En el aspecto dietético, sirven para ella las mismas condiciones que para el hombre. No obstante, tiene tendencia a verse obesa, cuando la mayoría de las mujeres envidiarían su silueta, y es aficionada a seguir regímenes demasiado severos, que no son sino otra forma de maltratarse a sí misma.

MODO DE SER DE LA MUJER ESCORPIO

La mujer Escorpio, toda carácter y personalidad, desconoce la tibieza y es tan tenaz en sus rencores como en sus afectos. Aunque se exprese con suavidad, como para atenuar su autoridad, impone su voluntad casi sin darse cuenta. Pero tiene algo, como el volcán que se presiente bajo la montaña apacible, que hace su magnetismo más poderoso cuanto más suave es su voz.

Le gusta seducir, pero no como a la mujer Libra, que trata ante todo de hacerse amar. Ante la mujer Escorpio, el hombre se pregunta inquieto si no estará convirtiéndose en uno más de sus esclavos, si no estará tratando de someterlo a su voluntad. Incluso cuando es apasionadamente sincera, al mirarla es imposible no pensar en una relación de dominio.

Es inteligente, con un criterio y una penetración poco comunes, como si pudiera ver más allá de las apariencias y, sobre todo, más allá de las palabras. Detecta inmediatamente la mentira y siempre adivina las intenciones ocultas en los demás.

LAS APTITUDES DE LA MUJER ESCORPIO

La mujer Escorpio es la espía ideal, sabe guardar un secreto y callar, es muy valiente difícil de conocer y no se complica la vida con escrúpulos. Puede hacer muchas cosas en la vida, a condición de que se le exija mucho. Necesita dificultades, oposición, obstáculos. No hay desafío que no quiera aceptar.

Tiene grandes probabilidades de éxito en la medicina o en profesiones afines como la biología, la bioquímica o la investigación farmacológica. Puede también satisfacer su gusto por la acción creando su propia empresa, que es perfectamente capaz de dirigir, y luchando cuanto haga falta en defensa de sus intereses. Como tiene fuerte personalidad y es muy fotogénica, es frecuente que la contraten como modelo o actriz, suele triunfar en esas profesiones. Pero no admite que la traten como a un objeto, si se siente en esa situación, se rebela con violencia.

COMO AMA LA MUJER ESCORPIO

Ama con pasión, pero su fama de devoradora de hombres no deja de asustarles. El hombre a quien ame nunca encontrará otra mujer de su temple y sus nuevas relaciones amorosas le parecerán insípidas.

La mujer Escorpio hace vivir al hombre como en una montaña rusa, con gritos, momentos de exaltación, crisis depresivas, fuertes discusiones seguidas de reconciliaciones. Los hombres dicen a veces que las mujeres equilibradas y tranquilas le aburren y que viven más intensamente con esas criaturas irracionales y soberbias. Pero, a partir de cierta edad, las otras mujeres se toman el desquite, a menos que la mujer Escorpio se modere.

Cuando la mujer Escorpio encuentra a un hombre que considera digno de su devoción, da su verdadera medida y se convierte en una compañera excepcional. Le ayuda y le aconseja, valiéndose de su intuición para allanar el camino de su amado y poniendo a su servicio toda la determinación de que es capaz. Nunca hay que subestimar la influencia que tiene sobre su marido. Si éste sufre reveses de fortuna, lucha junto a él sin flaquear jamás, si triunfa, no cabe duda que se lo debe a ella.

 

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD