• PUBLICIDAD

Horóscopos. La Mujer Aries

COMO RECONOCER A LA MUJER ARIES

Suele tener el rostro alargado, de óvalo acentuado, pómulos salientes, frete alta y barbilla enérgica pero fina. Hay algo en ella que evoca la cabeza de la oveja. La distancia entre el labio superior y la nariz es casi siempre muy grande, lo que la tradición interpreta como signo de benevolencia. La mirada es franca y suave a la vez, más dulce que la de su hermano de signo. La mujer Aries no sabe disimular sus sentimientos. Los dientes no siempre están bien alineados, y a veces presenta un “canino agresivo” que le da un encanto peculiar.

Contrariamente al hombre de Aries, la mujer tiene las manos largas, fuertes y hermosas, como las de las vírgenes de los flamencos antiguos. La silueta es agradable, con piernas largas y musculosas y aspecto deportivo. Va siempre muy derecha, con la cabeza ligeramente echada hacia atrás, como para mirar mejor a los ojos de sus interlocutores. Ha adoptado con entusiasmo los pantalones, le quedan bien. Como su cabello suele ser escaso, gusta de llevar melena corta, lo que refuerza su aspecto juvenil. Se maquilla poco, pero no le desagradan las joyas barrocas, que no siempre son fáciles de encontrar. En general es una mujer bien plantada, de aspecto sano y sonrisa irresistible. Es, sin nada más que sus propias armas, una seductora.

LA SALUD DE LA MUJER ARIES

Es generalmente buena. Dotada de energía y resistencia, la mujer Aries no hace caso de la fatiga, e incluso aunque esté cansada mantiene su actividad, por lo que debe atender la señal de alarma, si al despertar se siente agotada. No obstante, si lleva una vida sana, al aire libre, haciendo un poco de deporte y durmiendo lo suficiente, no tiene nada que temer.

Para la mujer Aries el peligro reside en los grandes choques afectivos, que trastornan su metabolismo y pueden perturbar su equilibrio fisiológico. Las pasiones desgraciadas le hacen mucho más daño que los virus o las bacterias.

Cuando por razones complejas acepta mal su femineidad, tiende a somatizar mediante enfermedades de los senos o de los órganos femeninos, exteriorizando así su conflicto a través del cuerpo.

Debe aprender a conocer sus límites y si algo no anda bien, debe acudir al médico sin tardanza en lugar de impacientarse y menospreciar sus dolencias. Le conviene aprender a no dejarse dominar por sus sentimientos y debe tener muy presente la definición de Freud: la pasión es una psicosis socialmente aceptable.

MODO DE SER DE LA MUJER ARIES

Esta mujer se conduce con rectitud y rigor en la vida. Es capaz de dar mucho, de hacer mucho por los que ama. Por orgullo y por amor a los grandes gestos, a menudo renuncia a la venganza y puede llegar hasta a ayudar a sus enemigos, para demostrarles que vale más que ellos. Es su manera de ser heroica. No es su única virtud, pues no es raro que se haga cargo de viudas o huérfanos. Pero muchas veces termina haciendo más de lo que puede. no sabe decir que no. Es una madre admirable, pero no siempre puede evitar sentir preferencia por uno de sus hijos, aunque en ese caso, no deja de reprocharselo a sí misma ni de esforzarse en ser siempre justa. Es estimada e infunde respeto.

LAS APTITUDES DE LA MUJER ARIES

Es una de esas mujeres que no solo no rechazan las profesiones masculinas, sino que las ejercen tan bien o mejor que los hombres. A menudo les seducen las profesiones de tipo altruista, que corresponden a la fuerte necesidad de abnegación con que quieren hacerse amar. Al igual que los hombres nacidos bajo este signo, las mujeres Aries pueden ser médicos, dentistas o cirujanas. Tienen mucho éxito con los niños, que no resisten su encanto.

A muchas otras, les atrae la abogacía, la idea de defender a un “pobre criminal irresponsable”, y de enternecer el corazón de piedra de los jueces representa para ellas una poderosa tentación. Tampoco temen las profesiones deportivas y peligrosas, en los tiempos heroicos de la aviación hubo mujeres Aries que se cubrieron de gloria, así como algunas Sagitario.

La mujer Aries milita con éxito en las organizaciones sindicales o feministas, pues le sobra valor y siempre defenderá las más hermosas causas. Como le gusta la gente y es muy activa, no es raro encontrarla dedicada a las relaciones públicas, el periodismo y otros trabajos afines. La mujer Aries solo se realiza si consagra buena parte de sus fuerzas a una vida profesional interesante. Si se encuentra ociosa, se entregará a todo tipo de fantasías sin sentir por ello satisfacciones reales. Casi nunca le llena el trabajo del hogar.

COMO AMA LA MUJER ARIES

Es apasionada, como el hombre del mismo signo, pero sus sentimientos son más profundos y duraderos. Cuando se entrega totalmente a un hombre termina por vivir, soñar, respirar y ver a través de el. Su pasión la consume íntegramente.

Pero antes de encontrar ese “gran amor” quiere disfrutar de la vida: de joven, es una lámpara que se enciende con muchos fuegos. Sin embargo, tiene menos amantes de los que se le atribuyen, pues tiene demasiada sed de un amor verdadero como para conformarse mucho tiempo con “pasatiempos”. Le basta con seducir y encadenar algunos corazones, por el mero placer de hacer una conquista y demostrarse a sí misma que nadie se le resiste. Para ella, ahí acaba todo.

Ciertas mujeres Aries, no obstante, deciden un buen día librarse de toda dependencia afectiva viviendo solas y saliendo “a la caza del hombre” cada vez que les pesa la soledad. Pero la nativa de Aries que vive sola y que parece haber renunciado al amor esconde siempre una herida incurable, pues su existencia sólo tiene sentido en él y a través de él.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD