• PUBLICIDAD

La Mujer Acuario y el Sexo

La Mujer Acuario y el Sexo. Acuario es un signo fijo que recibe efecto de la regencia de Urano. La fijeza provoca obstinación que, cuando se amalgama con la conducta imprevisible que aporta Urano, produce la terquedad original propia de la dama Acuario, a la que es poco menos que imposible conminar a que cambie de opinión cuando está convencida de algo

Tampoco se deja dominar o guiar, sólo mantiene el ánimo alegre y desenfadado si se le permite seguir el vuelo en el aire de Acuario. El signo además es masculino y está bajo la regencia de un planeta asimismo masculino.

Esta conjunción de signo doblemente masculino otorga a la mujer Acuario una adaptabilidad y una firmeza que le permite encauzar los diferentes titubeos de una relación, ya que es bastante tranquila, sensata y ecuánime, aunque también puede mostrarse convincentemente tierna y sutil, si el momento lo requiere.

Tal vez sienta intriga ante la pasión de un amante que la ame entusiastamente, lo que resulta beneficioso para la relación. Es positivo que la mujer Acuario perciba esa curiosidad, ya que es investigadora y no descansa hasta que ha resuelto los acertijos que le depara el destino. De todos modos, por haber nacido bajo un signo aéreo, quizás se aburra cuando ya haya saciado su curiosidad, puesto que siente necesidad de cambio.

Para ella la sexualidad no es más que un aspecto de la existencia, por lo que el hombre no ha de entender que no lo necesita cuando se muestra ausente en la intimidad sexual. Por esta razón, la mujer acuario ha de esmerarse en reaccionar ante los embates sexuales del compañero con entusiasmo sincero y apasionado, recibiendo las muestras de afecto jubilosamente expectante, si no quiere que se temple el cariño hasta que el amor se extinga.

La mujer Acuario no se obsesiona por la voluptuosidad y el erotismo, si bien son asuntos que pueden despertar su curiosidad. Su actitud respecto al acto amoroso es enrevesadamente sutil, ya que aviva temores en relación con su atractivo sexual, los cuales se disipan en cuanto se funde en la unión, en la que entrega cuanto se espera y se requiere de ella. Rara vez pide más de lo que se le da, por lo que obtiene una dichosa armonía en la relación sexual.

A la mujer acuario el sexo le parece un asunto gracioso en la adolescencia, una vez alcanzada la edad adulta le provoca hilaridad, pues todavía se le antoja una rara manera de que una mujer y un hombre manifiesten cuánto se necesitan recíprocamente. Sin embargo, cuando ya reconoce que el sexo es necesario para la comunión entre hombre y mujer, se deleita en la relación erótica, que adereza de sorpresas.

Tal vez hay días que se muestre fría e indiferente, sin expresar el afecto que al compañero le placería, porque la personalidad interior de la mujer acuario vibra en sintonía con el elemento Aire, que no expresa la pasión tan acaloradamente como los signos de fuego o de tierra.

Asimismo, la mujer Acuario ha nacido bajo uno de los signos humanos, y por ello, no se guía por el instinto animal cuando se enamora, porque carece de él. Cuando se enamora, se refugia en su yo más íntimo para tomarse el tiempo  que le permita analizar esos nuevos sentimientos.

La mujer Acuario, siente temor y desconfianza hacia lo que más intensamente anhela y sólo acoge plácida y agradecidamente la ternura del hombre en la expresión física del amor durante un tiempo preciso, tras el que necesita cambiar, dado que el cambio es un requisito vital para ella en todos los aspectos de la existencia.

La amistad es tan vital como la respiración para la mujer Acuario, que confía sinceramente en el hombre que ama si es un amigo leal, verdadero y noble, lo que la anima a ser además la compañera sexual y romántica más ardiente. Sin embargo se enfría sexualmente cuando el amante la ofende en algún sentido al infringir el pacto de amistad, aunque sea por un detalle banal.

El ideal de la expresión sexual que concibe es incorpóreo, por lo que exige un entrenamiento de la imaginación y de la mente para acceder a la unión sexual tangible. A menudo acude a la relación con deseos de experimentar, ya que para ella el sexo es uno de los goces de la vida especial.

La mujer Acuario está tan enamorada de la vida que no entrega todas las ilusiones en un solo milagro, porque, piensa que la amistad ocupa el primer escalón del podio, el amor está en segundo lugar, y el sexo, a pesar de su naturaleza placentera, en el tercer peldaño.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD