• PUBLICIDAD

La Luna en Virgo

La Luna en Virgo representa una excelente posición para la persona, ya que le otorga una mayor capacidad de reacción ante una situación determinada, que, por lo general, será práctica, positiva y notablemente lógica. Esta persona manifiesta perspicacia en el diálogo y agudeza en la discusión, además de no aceptar ninguna afirmación opuesta si no comprueba el origen de esa pregunta a quien primeramente hablara en tal sentido.

La Luna en Virgo despierta la propensión a realizar labores médicas o auxiliares, pues es alguien que siente intensa necesidad de dispensar cuidados a los demás. Sin embargo, esta inclinación pueden entibiar sus emociones hasta una excesiva razionalización. Si se percata de ello deberá recurrir a la voluntad para asegurarse de que ese enfriamiento emocional no provoque efectos nocivos en el bienestar mental y físico.

La nacida con la Luna en Virgo manifiesta frecuentemente una conducta pragmática y sensible que pone al servicio del prójimo para ayudarle a resolver las complicaciones, si bien no consiente un comportamiento indolente en sus semejantes.

La Luna en Virgo agudiza el genio literario, por lo que no es extraño que halle en la redacción  una tarea edificante y satisfactoria. Es también propensa a mitigar la extravagancia, lo que le puede plantear conflictos con personas inclinadas a la presunción y al lujo, aunque conviene recordar que esta inclinación será la respuesta inicial, como en el caso de todas las características lunares.

Esta persona con signo lunar Virgo ha de lidiar asimismo con las preocupaciones, si bien cuenta con el respaldo del signo en el que se hospede el Sol y del ascendente. En caso contrario, conviene que escriba en una hoja todos los factores de un problema determinado, ejercicio que contribuye a aclarar la mente y a dilucidar el camino que ha de seguir para llegar a una solución.

Virgo es reservado, formal, recto, honrado y noble. Lo distingue su prudencia, es muy reflexivo, cariñoso y romántico. Es un ser sumamente trabajador, ahorrativo, servicial y muy ordenado. Como signo del el elemento tierra se destaca por su sabiduría y sus acciones destinadas a objetivos prácticos. Los signos de tierra se fían de lo que pueden evaluar con sus sentidos físicos y desean a resultados precisos y ventajosos. Son determinados, disciplinados y fiables. Saben cómo funciona el mundo material y se desenvuelven muy bien en el.

La Luna en Virgo revela un ser modesto, humilde, solitario, gustoso de servir a los demás. Tímido reservado y en cierta forma se evidencia un complejo de inferioridad. Inseguro, teme asumir grandes responsabilidades, por ello es incapaz de aceptar trabajos en los que tenga que dirigir. Deseoso de confort, seguridad, fanático de la higiene y la dieta. Es un ser muy ingenioso, inteligente y dotado de un sentido práctico. Responde a las experiencias más con el cerebro que con el corazón. Siente la necesidad de analizar y comprender su entorno y adaptarlo a su necesidad. Su tendencia natural a servir y ayudar a otros, beneficia su autoestima otorgándole una mejor imagen de si mismo Una vez conseguido el equilibrio emocional, la Luna sobre este signo expondrá su lado positivo.

Con la Luna en Virgo produce en el nativo de este signo cierta sensibilidad que fluctuará según el medio en el que aquél se encuentre. Así, a menudo se dice que los Virgo son detallistas, inteligentes y hábiles, aunque pueden volverse tan perfeccionistas en ocasiones que hasta sus más íntimos allegados sufrirán semejante exceso.

Y es que esta unión representa lo femenino sobre lo femenino, ya que la Luna representa todo lo relacionado con las emociones, el mundo anímico y psíquico, los sentimientos y la imaginación.
A la Luna se la relaciona también con lo transitorio y perecedero de las cosas; por esto los astrólogos modernos han elegido como característica clave para esta luminaria: la versatilidad.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD