• PUBLICIDAD

La Luna en Géminis

Las reacciones que expresa la persona que ha nacido con la Luna en Géminis son con frecuencia notablemente veloces, pues responde breve y enjuiciosamente, con la intención de ir al grano. Además, posee un particular sentido del humor que hace que destaque entre sus congéneres. Pero para obtener el mayor provecho posible de estas cualidades se debe recurrir al resto de hospedajes planetarios de la carta natal, debido a que su inquietud y deseo de permanente cambio pueden constituir un obstáculo. Así, puede darse una reacción que no provendrá de la emoción, sino de una racionalización inteligente que le permite percibir instantáneamente las circunstancias que lo envuelven, además, adopta la postura idónea que le lleva a emplear el conocimiento y la experiencia como un estímulo instintivo, en lugar de como una recóndita intuición.

Un rasgo que habría que tener en cuenta el ser humano en cuya carta natal esté la Luna en Géminis es la propensión a aparentar desinterés y despreocupaciones ante las inquietudes de los demás. Deberá mitigar esta tendencia participando en proyectos y las ambiciones de otras personas y prestando atención a lo que aquéllas declaren, esforzándose al mismo tiempo por expresar una actitud receptiva, que quizás ya tenga la facultad de mostrar, si bien mantiene una inclinación instintiva a no revelarla aunque exprese reacciones ágiles y positivas.

La Luna en Géminis dota de una ligera dificultad para concentrarse y adolece la carencia de hondura sentimental, rasgos que habrá que desarrollar de manera consciente, en función de las demás ubicaciones planetarias y del ascendente. La luna en Géminis representa un influjo provechoso, pues ejerce un efecto lógico y racional.

Los nativos de este signo, regido por Mercurio son optimistas, comunicativos y repletos de energía. Como todo signo de aire viven en el mundo abstracto de las ideas y de los pensamientos, emprenden un vuelo directo a la completa fraternidad. El sentido de humor de Géminis anula los conflictos y el diálogo permanente facilita la convivencia. Poseen una personalidad versátil, siempre deseosos de cambios, saben afrontarlos con una actitud libre de prejuicios y una pizca de juvenil irresponsabilidad, seres ágiles, flexibles, sutiles, habilidosos, complacientes, comediante, camaleón, que toca de todo un poco, pícaro, malicioso e inestable. Les agrada contemplar, evaluar y comprender su entorno por medio de sus capacidades.

La Luna en Géminis revela un ser inestable, variable, exponiendo arrebatos acompañados de gran curiosidad. Siempre en la búsqueda de sensaciones nuevas y variadas. Posee una tendencia a realizar varias cosas al mismo tiempo, también posee gran facilidad para adaptarse a distintas circunstancias. Les agrada viajar, el contacto con la gente, la conversación y estar bien informados. Dotados de gran imaginación Poseen la capacidad de captar los sentimientos de los que lo rodean, percibir sus problemas y responder a sus inquietudes con comprensión y buenos consejos.

La Luna en Géminis dota de una desmedida curiosidad y de un deseo de búsqueda de lo novedoso. Esta necesidad de saber, puede hacer que aparezcan como personas superficiales que sólo se interesan por lo anecdótico. La pasividad de esta luminaria contrasta con el Sol, considerado como activo, y sus efectos siempre serán cambiantes.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD