• PUBLICIDAD

La Luna en Escorpio

La persona que ha nacido con la Luna en Escorpio reacciona a través de repentinos desbordamientos de emoción, que expresan intensos sentimientos, lo que puede dar una idea errónea de esa persona, cuyas cualidades pueden ser diferentes a la intensidad y energía propia del signo. Sin embargo, la persona nacida con la Luna en Escorpio puede obtener un acentuado progreso personal, ya que es alguien activo con la facultad de reaccionar enérgicamente. Esto puede a su vez motivar la respuesta de los demás pero, en la mayoría de los casos, tratará de convencer al prójimo reafirmándose en una determinada opinión y empleando el tiempo que sea preciso para inocular un influjo que reduce gradualmente el ánimo del rival.

Es una persona de intensas emociones, que manifiesta en aquellos entornos que le infundan confianza, como por ejemplo delante de su pareja cuando una sospecha le provoca celos, lo que le brinda la ocasión para desbordar sus emociones.

En todo caso, la persona que ha nacido con la Luna en Escorpio se esfuerza en encauzar provechosamente la intensa energía que atesora, logra una fuerza interior de una magnitud considerable.

El nativo de Escorpio es impetuoso, apasionado, muy susceptible, intuitivo y concentra todas sus energías en lograr lo que se propone, aunque son muy temidos porque descubren el punto débil de los demás y saben como y cuando usarlo. También suelen ser un poco negativos y depresivos cuando las cosas no ocurren como lo desean. El posesivo Escorpio no resiste la traición, usualmente compite por tener el control de la situación. Es ardiente, pasional y tierno, pero su inseguridad emocional lo perturba ya que es profundamente celoso. Se juega todo por las personas que quiere. Este signo pertenece al elemento agua y regido por los planetas Marte y Plutón, dispone de un extraordinario exceso de energía que puede manifestarse inesperadamente. Como signo de agua, se comunica con su entorno principalmente por medio de sus sentimientos.

La Luna en Escorpio revela una poderosa percepción y perspicacia. De carácter firme y decidido, de sentimientos profundos e intensos. Son seres que sienten gran atracción por los misterios. No dudan en expresar lo que sienten, su franqueza suele lastimar a los que les rodean. Poco demostrativo en lo que se refiere a revelar lo que siente, especialmente porque teme ser vulnerable y perder el control, por este motivo reprime sus emociones.
Todas las escuelas astrológicas coinciden en atribuir a la Luna, cuando ésta incide sobre Escorpio, los cambios de humor y las inclinaciones afectivas muy volubles.

La atracción por lo sensual se agudiza en esta circunstancia y el nativo del signo se ve seriamente afectado en su mundo amoroso, que le produce cierta clase de angustia, hasta entonces desconocida.
De aquí que tengan mucha razón los estudiosos de la Astrología que defienden la proposición según la cual los efectos de la Luna sean, en ocasiones, más directos e importantes que los del astro rey.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD