• PUBLICIDAD

Géminis y Leo

geminis, leo, signos, características, compatibilidad, amor, relación, sexo, compatibles, como se llevan, horóscopo, zodíaco, geminis y leo sexualidad, geminis y leo se atraen, geminis y leo como se llevan, compatibilidad de signos geminis y leo, geminis y leo en el amor, geminis y leo como pareja, geminis y leo amistad

Géminis y Leo

En una relación Géminis y Leo, el Géminis estudia las brillantes pero a veces insoportables extravagancias del Leo y se pregunta si realmente está tan seguro de sí mismo o si el Leo sólo intenta demostrar que la realidad es tan infalible y valerosa como la imagen que proyecta. Mientras Leo estudia perezosamente al Géminis y alimenta un pensamiento parecido, diciéndose si toda esa actividad mental y física es alguna forma de compensación ya que la sola supervivencia no es suficiente para justificar tantas maniobras innecesarias o si es que Géminis intenta abarcar el este, el oeste, el norte y el sur, simultáneamente, para ocultar el hecho de que está perdido.

Géminis y Leo han adivinado la verdad respecto del otro. Sí, los Leo intentan demostrarse a sí mismos y al resto del mundo, mediante un despliegue de baladronadas arrogantes, que los Leo son tan valerosos por dentro como parecen serlo por fuera. Y sí, Géminis procura demostrarle a la personalidad gemela y a todos los demás que corre rectamente, en la dirección justa, y que lo que hace en realidad no es dar vueltas en círculo.

Como Géminis y Leo están en posición sextil y generan entre ellos una vibración de signos solares 3-11, son intuitivos el uno respecto al otro, son propensos a la amistad no obstante las diferencias que surgen entre ellos de vez en cuando, y comparten el talento de silbar en la oscuridad para fingirse valientes. Cuando silban juntos, armónicamente, les resulta más fácil convencerse de que todo está en orden. A diferencia de los Escorpio, que están profunda e inconmoviblemente convencidos de su superioridad, el Leo cree que si ruge con suficiente fuerza nadie sospechará que su miedo interior de no estar completamente a la altura de todas las circunstancias que puedan presentarse los hace temblar de aprensión. Los reyes de la jungla, o de cualquier otro reino, aula, oficina u hogar, nunca debe desprestigiarse delante de sus súbditos embelesados, que respetan y veneran la monarquía, sólo porque sus gobernantes  son capaces de abordar cualquier emergencia grande o pequeña con majestuosidad sutileza y con solemnidad y sabiduría regias. La quinta esencia de la realeza consiste en proyectar la nobleza de espíritu y la fuerza de carácter a las masas más débiles. Curiosamente, y hasta cierto punto prodigiosamente, al simular todas estas virtudes Leo las adquiere de verdad, y redescubre a través de todas las crisis humanas, para su sorpresa y deleite secretos, que el coraje de Leo es realmente tan portentoso y tremendo como lo sugiere su rugido.

Los Géminis tienen una buena suerte análoga con su aparente autoengaño. Mientras Géminis vende a los demás la validez de sus propios sueños, se la vende simultáneamente a sí mismo. Géminis narra historias condimentadas con emoción, siempre divertidas, algunas de ellas con un final de doble cambio, que inyectan entusiasmo y estimulan a las lamas más cautas y prácticas. Con el pincel de la imaginación, Géminis pinta maravillosos cuadros semánticos de cosas triviales y se las ingenia de alguna manera para hacer que les parezcan auténticos y lógicos a las personas cuerdas, y a sí mismos. Merced a esta convicción, los ensueños de Mercurio terminan por materializarse y manifestarse.

Como Leo intuye íntimamente que los Géminis dicen la verdad tal como ellos la ven, el enorme corazón de Leo sale al encuentro de Géminis, en el cual reconoce comprensivamente a un hermano de alma. Por supuesto, Leo entiende.

Lo que lastima y desconcierta a Géminis es la forma en que otros, menos comprensivos que Leo, interpretan su talento para forjar imágenes. No entiende por qué cuando otras personas hacen eso mismo, las llamas creativas e imaginativas: traficantes astutos u hombres de negocios sagaces. Cuando  lo hacen los Géminis, los consideran embaucadores y embusteros, o, en el mejor de los casos, engañosamente diestros y rápidos en la manipulación de los hechos. Los Géminis creen haber analizado hasta los mínimos matices del mundo y de todos los que lo habitan. Lo creen, esto es, hasta que tropiezan con las excepciones  a la regla y finalmente llegan a la conclusión de que tal vez el mundo está compuesto únicamente por excepciones. Lógico. El propio Géminis es una de ellas.

Desde su infancia, Géminis ha tenido clara conciencia de que la ilusión es la más fiable de las riquezas. Ninguna película está tan llena de dramatismo y pintoresquismo como el “teatro de la mente”. Y por tanto, Géminis se sitúa en todos los papeles, y son desde característicos hasta ingenuos, desde estrellas hasta humildísimas comparsas, y a veces asumen las funciones de los tramoyistas o los músicos. También han decidido que son los productores y directores, así que pueden ser lo que se les antoje.

Sin embargo en una relación Géminis y Leo, lo mejor que pueden hacer los gemelos es cuidarse de arrebatar los títulos privilegiados de estrella, director o productor. Si se está desarrollando un espectáculo, en cualquier lugar o momento, ya sea real o ficticio, puedes apostar los afeites y las candilejas a que Leo insistirá en dirigirlo o producirlo y ciertamente en desempeñar el papel estelar. Nadie eclipsa con éxito a un Leo, por mucho tiempo. Esto no preocupa a  los Géminis  etéreos y desapegados. En realidad, los Géminis tienen  tienen mucho más interés en cambiar el decorado que en acaparar los estribillos. Valoran los comentarios periodísticos tanto como Leo, y son igualmente expertos, si no más, en el arte de conseguir que se hable o se escriba acerca de ellos. Pero si se trata de un Géminis típico, lo normal será que se desplace elegantemente a un lado y que deje que el Leo más vanidoso disfrute de la mayor parte de las reverencias ante el público.

Se ha dicho que dentro de cada gordo hay un mellizo flaco, que anhela escapar. Esto vale sobre todo para los Géminis rechonchos, que han aumentado de peso en razón de un esfuerzo inconsciente por ocultar sus personalidades secretas, por dejar de correr tan deprisa, pues lo que los aburrió y los indujo a comer fue la falta de oportunidades para la actividad física y el estímulo intelectual, o una culpa y una frustración ocultas relacionadas con sus emociones embrolladas. Sin embargo, hay pocos Géminis rollizos, porque normalmente el gemelo esbelto es el más perseverante, pues tiene conciencia de que la aptitud para pasear un cuerpo delgado, y por tanto menos visible, es un medio más eficaz para disfrazarse. Ésta es la verdadera razón por la cual los escasos Géminis gordos son mucho más desgraciados que las personas de cualquier otro signo solar (excepto Escorpio y Piscis) que han aumentado de peso. No les molesta demasiado el lastre de los kilos de más, y no se preocupan exageradamente  por su salud. Se trata sencillamente de que así son muy visibles, lo cual les echa a perder tanto la diversión como los juegos.

Los dones gemelos de Mercurio, la simpatía y la locuacidad, convierten al Géminis  típico en un experto domador de Leones, que engatusa astutamente a Leo para que salte con docilidad por sus aros dobles. Los Leo son excelentes organizadores, expertos en delegar autoridad, y suficientemente fijos como para esperar con compostura el éxito final de sus grandiosos planes y promociones. Pero es posible que no tengan la misma paciencia para soportar la inconstancia de Géminis. A Leo le indigna la tendencia de Géminis a cruzar velozmente por la vida, desechando las convicciones pasadas como si se tratara del periódico de ayer, desprendiéndose de hogares y empleos y amigos con pequeños defectos, demasiado pronto, sin la menor reflexión retrospectiva, y limitándose a correr extasiados en pos de los nuevos intereses que los fascinan. Para el Leo más leal y más lánguido, lo rápido no es siempre lo mejor, ni lo justo. Entonces Leo se sentirá obligado a esclarecer a Géminis con uno de sus pomposos discursos.

Los Leo, eternos hermanos y hermanas mayores, no pueden resistirse a pronosticar que algún día las personas que guiaron con benevolencia querrán reverenciarlos y los buscarán para agradecerles sus sabios consejos espontáneos. Como si Géminis tuviera tiempo para detenerse y confeccionar una lista de estas obligaciones.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571 o Xoneka 806 466 827

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD