• PUBLICIDAD

Géminis y Cáncer

geminis y cáncer, signos, características, compatibilidad, amor, relación, sexo, compatibles, como se llevan, horóscopo, zodíaco, geminis y cancer sexualmente, geminis y cancer 2016, pareja geminis y cancer, compatibilidad de signos cancer y geminis, geminis y cancer hacen buena pareja, geminis y cancer amistad, geminis y cancer compatibilidad, geminis y cancer compatibilidad 2015

Géminis y Cáncer

Géminis y Cáncer son excelentes narradores. La capacidad de Cáncer para recordar los detalles y para contar una historia con refinada sensibilidad, condimentándola con la imaginación y el humor lunares, puede mantener en trance a una multitud. Si en la habitación también hay un Géminis que urde historias descabelladas con ingenio y simpatía, y que quizás hace como complemento algunos trucos con naipes, los espectadores no sabrán hacia cuál de las tres pistas del circo es mejor volver la vista. (Una pista para Cáncer y dos para los gemelos. Cuando se trata de Géminis todo es por partida doble).

Es posible que antes de que concluya la fiesta, Géminis y Cáncer, o uno de los dos, extraiga una cámara y empiece a sacar fotos. Géminis y Cáncer comparten el amor por la fotografía  con Leo y Piscis, y estos son los cuatro signos solares con más posibilidades de convertirse en fotógrafos profesionales, todos ellos por distintas razones. La mayoría de los mejores fotógrafos nacieron bajo uno de estos cuatro signos, o tienen la luna o el ascendente allí y entre ellos prácticamente monopolizan el mercado.

Otra semejanza entre Géminis y Cáncer consiste en que sus auras tienen muchos matices de color, porque ambos son muy tornadizos. Cáncer vira de los azules oscuros de la depresión al rosa del sentimentalismo, chapotea en el marrón del mal humor o en los fangosos verde lima del miedo y la hipocondría, y después vuelve arrastrándose a la nostalgia teñida de color lavanda y a la risa rosada.

Géminis revolotea del júbilo amarillo brillante al índigo de la desesperación, experimenta con los rielantes ensueños plateados y con el oro de la esperanza, después se zambulle en el gris del abatimiento, del cual salta rápidamente al blanco refulgente de la fe infantil.

Cuando las auras de Géminis y Cáncer se mezclan, están representados todos los colores del espectro, desde el éter transparente hasta el ultravioleta y unos cuantos tonos y matices adicionales que todavía no han sido observados, y menos aún bautizados.

Géminis y Cáncer son soñadores, y expertos en el arte de obtener publicidad, aunque a los Cáncer simulan que no les interesa, no engañan a nadie: les encanta llamar la atención. Géminis y Cáncer también tienen una imaginación vivaz, y son igualmente propensos a reír en público y a llorar en privado. Tal vez pienses, entonces, que es difícil distinguirlos. No lo es. Es tan fácil como distinguir a un ave que está en el aire de un cangrejo que está en la playa. La primera vuela a merced del viento o de una brisa cambiante, agitando las alas, mirando velozmente en una y otra dirección con sus ojos brillantes. El otro se arrastra cautelosamente a lo largo de la costa, cerca del agua, a la luz de la luna hacia atrás, hacia el costado, lenta y deliberadamente. Géminis y Cáncer resultan a menudo divertidos. Los dos cambian de humor sin aviso previo.

Aunque a ratos sus formas de comportamiento sean parecidas, en lo que concierne a sus naturalezas básicas, Géminis y Cáncer, como todas las configuraciones de signos solares 2-12, son tan distintos como el día y la noche, tan positivos y negativos como los polo norte y sur, y , en este caso, tan diferentes como el Aire y el Agua, que lo son y mucho.

Géminis es mutable, por tanto, prefiere corretear de un lado a otro, de aquí para allá, comunicando ideas y ensueños, en lugar de ser los mandones y de dirigir el espectáculo. Cáncer es cardinal, así que no le gusta comunicar nada, y menos aún sus propios secretos y prefieren llevar la batuta, no necesariamente en el primer plano, con una banda de música, pero sí en una franca posición de mando.

Como lo influye la vibración 2-12. Géminis intuye, porque Cáncer es el signo situado delante de Géminis en la rueda kármica, que el o ella tiene mucho que aprender de la cautela y la prudencia y la discreción de los cangrejos: la capacidad de sentarse a esperar pacientemente, y la tenacidad necesaria para sustentar una idea hasta que ésta pase de la forma brumosa a la sólida. Como Géminis es el signo situado detrás de Cáncer, el Cangrejo lleva ansiosamente en el alma, un vago recuerdo de lo que era vivir acuciado por los múltiples anhelos de Mercurio, explorando el mundo en busca de un lugar donde asentarse, y sin embargo con pocas ganas de permanecer demasiado tiempo en un mismo punto, por temor a perderse algo excitante. Los Cáncer recuerdan, y vaya si recuerdan! y así, regidos en esta existencia presente por la Luna fluctuante, sienten que los consume periódicamente la fiebre de viajar, y al mismo tiempo los retiene el miedo (emanado del mismo recuerdo interior kármico) de perder, a la manera de Géminis, lo que ya poseen. Por eso los Cáncer casi siempre permanecen junto a la lumbre del hogar, volando (normalmente) sólo con la imaginación, bajo la Luna llena o nueva, sin correr ningún peligro durante estos vuelos imaginarios a la vera del nido doméstico. Pero los Cáncer toleran a menudo mejor que la mayoría de los otros signos solares el desasosiego de los Géminis, porque lo entienden.

Los Géminis no tienden a perseverar en las relaciones de amistad, negocios y amor. En todo caso, las retienen con demasiada ligereza e informalidad, las sueltan con demasiada prisa y a veces las desechan demasiado pronto. Cáncer se aferra como si en ello le fuera la vida (exceptuando a aquellos Géminis y Cáncer cuyos signos lunares o ascendentes tienen un fuerte antagonismo con sus soles natales, e incluso en estos casos el conflicto es sólo periódico y temporal). El Cáncer típico teme que, si afloja las pinzas, quedará flotando a la deriva en aguas desconocidas, despojado de los elementos que le reconfortan y le resultan familiares.

Por supuesto, algunos Cáncer afirmarán vehementemente que carecen de este rasgo: aquellos cuyas cartas natales contienen una Luna o ascendente Aries, Géminis o Sagitario. Aún así, no te dejes impresionar demasiado por sus asertos, y sobre todo por sus alegatos de que no guardan las cosas ni se aferran a ellas. Su tenacidad es ubicua. Sólo asume algunas formas sutiles en cada criatura lunar específica. Pero si la buscas con perseverancia, la encontrarás.

Cáncer son hombre, mujeres y niños impresionables y sensibles. Tienden a estar periódicamente contrariados y mustios, cavilando sobre agravios reales o imaginarios. Pero en general Géminis puede engatusarlo con zalemas o palabras engañosas, hasta hacerlos salir nuevamente de sus caparazones. Géminis es el trotamundos mental (o real), un peregrino solitario, desarraigado, emocionalmente (y a veces literalmente) desprovisto de hogar, que está extraviado y busca el niño eterno. Cáncer es la madre (o el padre) eterna, protectora, cálida, tierna y estimulante. No es extraño que Géminis y Cáncer confluyan, se separen, después vuelvan y después se separen nuevamente.

El elemento Agua, cuando satura al Aire con suficiente humedad, genera un chubasco que despeja la atmósfera de niebla, smog  y malentendidos. Por consiguiente, Cáncer puede hacer que Géminis vierta esos deseos gemelos, que derrame algunas lágrimas sinceras, y que se detenga un momento, de vez en cuando, para recordar las cosas que importan de verdad.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571 o Xoneka 806 466 827

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD