• PUBLICIDAD

Fuego. La Pasión

LOS SIGNOS DE FUEGO

Existe un poderosos dinamismo en los nativos de Fuego, Aries, Leo y Sagitario, que hace de ellos personas entusiastas y psíquicamente activas. Necesitan más que otros creer en lo que hacen, la fe los sostiene y necesitan estar motivados para actuar. Si de repente dejan de estarlo, abandonan o se hunden en la depresión. Pero el hecho de pertenecer a uno u otro signo supone una reacción distinta. Aries abandona más rápida y radicalmente que sus hermanos de elemento, porque es más espontáneo, Sagitario es entusiasta y deseoso de triunfar, pero más consciente de sus posibilidades de éxito o más confiado en su buena estrella.

La pasión de Aries es como un fuego de paja, ardiente pero efímera, necesita constantemente novedades, la pasión de Leo tiene grandeza y énfasis, está teñida de dignidad y nobleza, es un fuego de llama alta que se ve desde muy lejos y la pasión de Sagitario es como un fuego que deja rescoldo, es menos llamativa pero quizás más ardiente que la de sus hermanos de elemento, emite más calor que llama, es menos espectacular y más secreta.

Fuego acentúa su individualidad, es activo, tiene la certeza de lo que es, posee una fuerte individualidad y una gran confianza en sí mismo. Se centra en el y lo demás gira a su alrededor, por eso puede pecar de egocéntrico. Es motivador, entusiasta y se deja llevar por su instinto, que le hace moverse por intuiciones. El fuego es energía vital y estar a su lado es un estímulo de motivación. No cuenta con el apoyo de los demás y por eso puede tener un sentimiento de soledad acentuado, aunque su naturaleza expresiva y expansiva contagia a los demás de vitalidad. Tiene seguridad en lo que se ha de hacer y la voluntad para sacarlo adelante.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD