• PUBLICIDAD

El Hombre Leo y el Sexo

El Hombre Leo y el Sexo. El aborda la relación sexual con ardor y afabilidad, y le gusta dominar a la mujer tras conquistarla con dulzura protectora, lo que trocará la pasión en éxtasis en la unión entre un hombre y una mujer.

El hombre Leo al que no respeten apropiadamente, que siente herido el orgullo, tiene dificultades para conservar su aspecto viril, por lo que no hay que descartar que acuse impotencia durante épocas pasajeras. La impotencia masculina es una dolencia emocional al principio, que puede desembocar paulatinamente en una afección física que lo puede asumir en el abatimiento, aunque el hombre Leo no se dejará vencer por la impotencia, porque es demasiado orgulloso y sincero.

Dado que el romance es como el aire que respira, siente estimulada la masculinidad cuando su amada muestra admiración ante el coraje, la fe y la inteligencia leoninas.

El acto amoroso es un momento en el que Leo muestra plena dignidad, por cuyo motivo necesita una mujer que pueda acoger, encajar y abarcar el caudal de afecto y el hondo entusiasmo que está en condiciones de entregar. Para el hombre Leo el sexo significa amor y pasión incandescentes que lo impelen a conquistar plenamente a la mujer que ama, de no ser así, la incapacidad para completar la conquista puede destruir el concepto de masculinidad que Leo tenga de sí mismo, ya que no hay nada que lo angustie más que sospechar que no es un amante perfecto.

El secreto que guarda el hombre Leo, más oculto es la vulnerabilidad. Se siente inofensivo como un gatito cuando atisba que otro hombre ha puesto la mirada en su compañera, lo cual le provoca un rugido espantoso a la mínima insinuación, en el caso contrario, pretende que la mujer omita los inocentes deslices que tenga a bien cometer para nutrir la vanidad leonina y el ansia de verse halagado Puede ser desde un donjuán hasta el noble rey de la selva que pone a su amada en un trono y le es fiel para los restos.

Busca satisfacción en la calidez, el cariño y la pasión de la relación afectiva y necesita que le digan cuánto lo quieren tanto antes como después de estrechar a su amada entre los brazos.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD