• PUBLICIDAD

El Hombre Escorpio y el Sexo

El Hombre Escorpio y el Sexo. Experimenta mediante el amor una iluminación religiosa, que lo lleva naturalmente hacia el sexo. Así, manifiesta una expresión física del amor que alberga un matiz obsesivo y difícil de definir, que le magnetiza enigmática y fabulosamente el alma y la mente, hasta obrar la armonía en la unión sexual. El sexo, en la más extensa acepción del término, es parte constituyente de la esencia de Escorpio.

Esta dotado de un raro magnetismo que le garantiza obtener a la mujer por la que se sienta atraído, a la que proporciona deleite sexual, ya que se desenvuelve con una pasión vehemente, aunque el concepto del amor que tiene Plutón descanse sobre  la pureza y la integridad.

Para el hombre Escorpio el sexo es la razón de la vida y la muerte, el umbral de las dos, tal vez el único misterio que no resolverá jamás completamente.

Si sospecha de un engaño, o descubre que la amada lo traiciona, se despiertan los ardientes celos de Escorpio, lo que puede desencadenar una venganza, a la que raramente renuncia, pues siente una necesidad compulsiva cuando descubre la infidelidad. Así si se siente rehusado con abusiva frecuencia por parte de su amada, pierde el encanto que tanto le atrajo. Entonces, una de las venganzas más crueles que utiliza cuando se siente herido consiste en la negación del placer sexual, aunque lo lleve a cabo de manera inconsciente.

Las múltiples facetas de la sexualidad escorpiana fluctúan entre el afecto almibarado, la ternura delicada y una exacerbada sexualidad. Alberga una amalgama de misterio, afecto y pasión, que le hacen intuir vagas apetencias que no es capaz de definir, por lo que siente la tendencia de implicarse en las emociones del acto sexual. Ama con ardor callado y plena concentración.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD