• PUBLICIDAD

El Amor en Libra

El Amor en Libra, el alma proyecta la madurez alcanzada tras el tránsito por Virgo y ha aprendido a percibir y a distinguir la noche del día, las tinieblas de la luz, el bien del mal. En Libra se expresa el insondable antagonismo entre la mujer y el hombre.

La persona Libra representa la plena madurez, conoce los entresijos de la vida y valora al prójimo imparcialmente. Se cuida de establecer vínculos con otras personas, ya que ha acumulado el camino seguido por los signos anteriores y en Libra, el segundo de Aire, ha adquirido un conocimiento a partir del cual encauzar las relaciones con los demás con energía y sensatez. No resiste la arbitrariedad y le irrita cometer un acto parcial, por lo que le cuesta decidirse, tomar partido o elegir, en esa decisión hay un trasfondo de sentido de justicia social, tal vez por eso en las discusiones le gusta compensar las opiniones ajenas mediante una óptica contraria.

Libra sabe emplear la oratoria, puesto que ha aprendido el arte de la persuasión, que adorna mediante la zalamería, en la que ha descubierto un respaldo idóneo para obtener el premio deseado. Libra utiliza con astucia el discurso almibarado y el hechizo de una faz sonriente para lisonjear a los demás y luego recoger los frutos.

El Amor en Libra, hace que se deleite en la hermosura de la armonía musical, pictórica y escultórica, de donde pertrecha un inestimable arsenal que contribuirá en el desarrollo de un amor fabuloso, ya que persiste en Libra el anhelo de hallar un compañero que camine codo con codo, que sea amante  y compinche, amigo y consuelo, que aporte equilibrio y colme el anhelo de armonía de Venus.  La falta de determinación de Libra, en su condición de signo de Aire, resulta una dificultad para tal aspiración porque, al sopesar las cualidades y los defectos de los aspirantes, corre el peligro de dejar escapar una relación por temor a dar el paso definitivo. Sin embargo, Libra no desespera y continúa la persecución del objetivo, siente la falta de un compañero en cuyo hombro plañir y ante cuya sonrisa gozar.

Libra contempla el amor como la fusión de las almas y de los corazones, no tan apasionada como Leo o Tauro, ni tan desapegada como Virgo. Sin embargo, se ve tan deslumbrado por la belleza epidérmica del amor que no alcanza a atisbar el poso que se deposita en el fondo. Sabe que ama, mas no siente la curiosidad de descubrir el motivo.

El hombre Libra alberga una profunda capacidad afectiva, que obtiene mediante el influjo de Venus, planeta regente del signo. Si la combina con la capacidad racional que le otorga Saturno, planeta exaltado en Libra, resulta un amante de personalidad armónica, apreciablemente juicioso, que da más valor a las cualidades interiores de la mujer que a los aspectos exteriores.

En cuanto al Amor en Libra, la mujer es exigente y anhela hallar a su compañero ideal, ya que considera crucial que reine la armonía en la vida conyugal. La mujer Libra aspira a ser la compañera ideal y muestra una disposición plena si se la aprecia, comprende y respeta, por lo que no tiene reparos en ser dócil con su hombre, el cual en demasiadas ocasiones no cumple sus expectativas y la decepciona.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD