• PUBLICIDAD

Horóscopo Chino: El Dragón

Estas bajo la influencia de El Dragón si has nacido en:1904, 1916, 1928, 1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000, 2012.

CARACTERÍSTICAS DEL DRAGÓN

El Dragón simboliza la majestad imperial. Es un animal fastuoso que puede mostrarse peligroso y extremista. Nacido bajo el signo de la suerte, dirige la lluvia y las nubes. El Dragón es un ser mítico; arroja llamas, posee una energía formidable. Impetuoso, ama los desafíos, los riesgos, los conflictos; necesita un objetivo para vivir y no tiene noción de la medida. Algo megalómano, desprecia la opinión de los demás y cree ser dueño de la verdad. Necesita entusiasmarse, enrolarse en las cruzadas y, sobre todo, construir imperios.

A su paso todo se funde, fascina y arrasa. Tajante e intolerante, el Dragón impone, dicta, ordena. Detesta recibir órdenes y que no se cumplan las suyas. Para que se le admire, no vacila en dar patadas contra el suelo, hacer saltar el polvorín e incendiar lo que sea. Necesita estar siempre a la vista y adoptar actitudes espectaculares. Reflexiona sólo cuando da consejos a los demás, que son muy atinados, pero las recomendaciones que hace a su entorno no las aplica a él mismo. Su impaciencia e impulsividad amenazan con hacerle cometer errores de apreciación. En cuanto a la opinión que tiene el prójimo de él, le tiene completamente sin cuidado.

EL DRAGÓN Y EL TRABAJO

Sólo le atraen los proyectos de gran envergadura. Está hecho para las misiones imposibles: las cruzadas, las situaciones inextricables. Es como Supermán, que llega cuando todo parecía perdido, el hombre de las soluciones extremas.

Trabaja día y noche, y no soporta que se le hable de horario: la rutina le mata. Si se le encierra en una oficina, se escapa por las ventana después de haber incendiado el edificio. Intuitivo, visionario, tiene una necesidad visceral de crear y de proyectar su propia imagen al exterior.

EL DRAGÓN Y EL DINERO

Este signo del horóscopo chino, sabe adaptarse a todas las situaciones. Cuando se lanza a una empresa no es por ganar dinero sino por el placer de actuar. No es un incondicional de los planes de ahorros o de guardar dinerillos en una media de lana.

Disfrutan gastando dinero, hace regalos suntuosos y se burla del poder material. Jamás se priva de decir lo que piensa, aunque eso le cueste su seguridad. No hace ninguna concesión, tiene su código del honor y no acepta renegar de sus ideas por una montaña de dinero. En China se le considera un animal afortunado, jamás será pobre.

EL DRAGÓN Y EL AMOR

Se vuelven locos por el, que es admirable e irresistible, y lo sabe. Busca lo excepcional, lo inesperado. Transforma a sus víctimas en mártires voluntarios y llenos de gratitud, como Atila, deja a su espalda la tierra arrasada. Su pareja debe ser buen espectador y aplaudir cada vez que el Dragón abre la boca. Controla su pasión y su contacto parece “mágico”. Para seducirle, hay que aparentar ser porcelanas frágiles por fuera y duras por dentro, entusiasmarse con sus proyectos y demostrar que el amor no es forzosamente una cárcel, pues el Dragón necesita sentirse libre. Es preferible no jugar nunca al sauce llorón, pues las lágrimas apagan su llama.

EL DRAGÓN Y LA FAMILIA

El Dragón no es un amante del fuego del hogar, prefiere la vida exterior. A menudo tiene hijos cuando ya es mayor, es capaz de comprenderlos y trata de ayudarlos, aunque les enseña a desenvolverse solos. El Dragón no debe pedirles que cumplan sus sueños ni ser demasiado exigente con ellos.

Deja un comentario

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD