• PUBLICIDAD

Horóscopo Chino: El Caballo

Estas bajo la influencia de El Caballo si has nacido en: 1906, 1918, 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002.

CARACTERÍSTICAS DEL CABALLO

El Caballo ha nacido bajo el signo de la elegancia y del ardor. Los ocho caballos simbolizan en China la felicidad plena. El Caballo es sociable, vivaz, siempre está en movimiento, necesita embriagarse de aventuras y de nuevos horizontes. Dedica su tiempo al mundo de la emoción, que prevalece sobre la razón. Necesita viajar en todos los planos, le es indispensable. El trote no le estimula, quiere vivir galopando a fondo. Adora destacarse y brillar en sociedad. Mundano, su conversación seduce, pero no siempre sabe callar a tiempo, puede convertirse en un charlatán impenitente.

Su rapidez de decisión compensa su falta de tenacidad. Es imprevisible, jamás se sabe de que humor va a estar. Es leal y servicial, pero si se le resisten, piafa. Muy exigente con los demás, es tolerante consigo mismo. Los viajes le entusiasman, pero los obstáculos le desconciertan. Prefiere cambiar de camino antes de enfrentarse a dificultades. Los esfuerzos prolongados no lo seducen.

Defiende su independencia aún a riesgo de pasar por egoísta. Se protege de los fracasos porque le cuesta superarlos y tiene miedo de perder la confianza que ha depositado en sí mismo y que le resulta indispensable. Sabe ser práctico y utilizar a los demás cuando es necesario. Gracias a su olfato e intuición halla el medio para volver a partir cuando lo desea en busca de nuevas aventuras.

EL CABALLO Y EL TRABAJO

Este signo del horóscopo oriental, detesta los horarios y la rutina, enferma cuando se ve encerrado entre cuatro paredes, pero si está motivado es capaz de mantener un ritmo sostenido. Sus decisiones son rápidas y sabe convencer a sus socios. Ama los oficios en los que su gusto por la aventura y la novedad puede expresarse libremente. Su principal atributo es una facundia irresistible y una cierta frescura.

EL CABALLO Y EL DINERO

El Caballo no es previsor. Elige llevar un tipo de vida en el que las motivaciones materiales no son esenciales, cambia a menudo de trabajo porque se aburre rápidamente. No se permite ninguna bajeza para conseguir un ascenso. No tiene ingresos regulares, pero sabe ser práctico cuando hace falta, no se siente fascinado por el dinero y conserva los pies firmes sobre el suelo al elegir hacer lo que le gusta. Siempre encuentra un poco de heno y un jergón confortable para pasar el invierno.

EL CABALLO Y EL AMOR

Parte como un soplo y acelera de inmediato. El amor le vuelve febril, duplica su generosidad, vive intensa, apasionada, locamente. Romántico y vulnerable, es capaz de vender su silla y sus estribos para cubrir a su elegido de valiosos regalos. Vive en el presente y ante cada nueva relación adopta el aire de “Te amo para toda la vida”. Enloquece con las conquistas, embriagado de declaraciones ardientes y de besos robados. El estado amoroso le da alas, gracias a él fantasea, sueña y se extralimita, olvidando sus amores pasados. Lo cotidiano es un obstáculo para sus deseos de amor eterno, pues se aburre rápidamente.

Para seducirlo hay que levantarle la moral, aplaudirlo con frecuencia y amar los viajes. Galopar a su lado en el bosque más cercano y desprenderse de todo lo que haga falta. Cenará en Venecia y bailará el vals de Viena.

EL CABALLO Y LA FAMILIA

El Caballo puede casarse joven y divorciarse muy pronto, pues lo cotidiano, las costumbres, las responsabilidades, oscurecen su horizonte. A lo largo de su vida va a deshacer varios hogares. A pesar de ser atento y paciente con su familia, en ciertos días puede mostrarse posesivo, desagradable e irresponsable, a cambio, sus hijos no corren el riesgo de aburrirse con el, a pesar de no ser partidario de los pañales. Acepta que sus pequeños abandonen el nido familiar y asuman pronto su libertad, aunque tiene tendencia a imponerles su punto de vista.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD