• PUBLICIDAD

Los Planetas: Urano

Urano es el séptimo planeta desde el Sol y es el tercero más grande del Sistema Solar. Fue descubierto por William Herschel en 1781. Posee un diámetro ecuatorial de 51,800 kilómetros y completa su órbita alrededor del Sol cada 84.01 años terrestres. Está a una distancia media del Sol de 2,870 millones de kilómetros. El día de Urano dura 17 horas y 14 minutos. Urano tiene al menos 15 lunas. Las dos más grandes, Titania y Oberón que fueron descubiertas por William Herschel en 1787. Los vientos soplan en la dirección de la rotación del planeta. Estos alcanzan velocidades de 40 a 160 metros por segundo. Urano se distingue por el hecho de estar inclinado hacia un lado. Esta inusual posición puede ser el resultado de una colisión con un cuerpo planetario durante la historia temprana del Sistema Solar.

En la mitología griega Urano personifica al cielo como originario elemento masculino. La leyenda cuenta que Urano fue destronado por su hijo Crono (Saturno) que lo castró seccionándole los genitales con una hoz gigantesca. Los genitales de Urano fecundaron el mar, de cuya espuma salió la diosa Afrodita.

Merced a la evolución científica y tecnológica fue posible la invención del telescopio, que dio como resultado el progresivo descubrimiento de cuerpos astrales imperceptibles a simple vista. Si bien Urano se puede ver sin auxilio del ingenio en algún punto del recorrido orbital, fue gracias al telescopio que se confirmó la existencia de un séptimo planeta, por eso Urano representa aquellos adelantos que la persona puede llevar a cabo durante la vida ayudado por la tecnología. Así, puede percibirse el efecto de Urano en todas aquellas creaciones humanas destinadas a acomodar la existencia cotidiana, por lo que la automatización, la ingeniería y la informática forman parte del dominio de que desfiguren la percepción de la realidad en el ser humano.

En astrología, Urano simboliza la independencia, ir más allá de las reglas de la familia y de la sociedad para llegar a ser verdaderas personas, fragmentando los esquemas y estructuras tradicionales. También se interpreta como la necesidad de diferenciarse de los demás como un ser único y incomparable con los demás. Se asocia con ideales de verdad, justicia, libertad, fraternidad e igualdad, así como en cualquier tendencia progresista colectiva que se enfrente con lo establecido. Urano permanece en cada signo alrededor de siete años, ya que tarda unos 84 años en completar una vuelta por el Zodiaco.
Por lo tanto, su posición por signo indica cualidades generacionales.

Urano se descubrió durante el período de la Revolución Francesa, la cual tuvo efectos en otras revoluciones en diversos órdenes, por lo que constituye el arquetipo que nos conecta con los valores revolucionarios que guardamos latentes en algún aspecto de la personalidad. Estos valores se despiertan en aquellos momentos en los que el ser humano sufre insatisfacción o decepción. Así, cuando no estamos conformes con nuestra vida, se determina a emprender una transformación radical, una revolución. Por tanto, Urano refleja tanto la inspiración de libertad como las obligaciones a las que estamos amarrados durante el devenir cotidiano de nuestra existencia.

De este modo, el emplazamiento de Urano por signo en la carta natal indica la cualidad de la personalidad que requiere una evolución o una expansión al manifestarse, de manera que vivir con este rasgo no resulte negativo para nosotras. En cuanto a la posición por casa, apunta al área de la vida en la que existen desajustes o manías en cuanto a lo considerado aceptable socialmente, ya sea de familia, profesión o pareja. El motivo principal por el que ser humano se encuentra preso en un mundo que debería ser libre radica en su intención de ceñirse a una convención general.

Urano se vincula a los cometidos de Acuario, signo cuya regencia ejerce, de él embebe la aspiración a la fraternidad humana, lo que conllevaría una quiebra rotunda de las normas sociales, étnicas, sexuales o económicas.

Urano tiene como principio las determinaciones imprevistas que trasmutan el equilibrio, por lo que gobierna la acción en casos urgentes en los que conviene omitir lo que sea necesario. Este principio desencadena un desprecio por la rutina, para combatirla son deseables cambios repentinos que permitan ordenar los sucesos a merced de una voluntad inconscientemente ordenada. Hay, asimismo, tendencia a lo absoluto y deleite por las novedades fastuosas.

Urano simboliza lo imprevisto, lo que anima al cambio del ser humano desde el exterior y lo impulsa a vivir el presente mirando hacia el futuro, contemplando el pasado como algo inamovible. Rige, en consecuencia, las ocasiones que el destino nos pone en nuestras vidas, la capacidad de respuesta rápida, la técnica en todas las áreas de la vida, el ánimo reformador, los sucesos inesperados, la suerte y la desgracia, la fuerza de decisión y lo imprevisto.

Cuando Urano se aloja en una carta astral con aspectos consonantes con los demás planetas, estamos dotados de destreza y habilidad en las aplicaciones prácticas de la ciencia. Gozamos de amor por la libertad, manifestándose con ideas progresistas y aspiramos a luchar por la fraternidad universal, valiéndonos de la tolerancia y la gentileza. Poseemos de un espíritu original, ingenioso y adaptable, que repele los corsés convencionales.

Si Urano presenta aspectos inarmónicos en la carta natal, hay tendencia a las ideas fijas, que pueden ser motivo de manías persecutorias y de respuestas desmesuradas expresadas ásperamente. Mostraremos odio al orden y las normas, a las que nos opondremos mediante una ira exagerada y una terquedad irreductible. Tendencia al sarcasmo fiero, a las perversiones a causa de un ánimo reaccionario y un bloqueo de la voluntad.

En cuanto al organismo, Urano rige las manos, el sistema circulatorio y la hipófisis. Además se asocia a las revoluciones, a las ciencias modernas, los medios de comunicación, la aeronáutica y los viajes espaciales, pues representa el progreso intelectual y técnico, el espíritu de independencia, el humanitarismo y las perversiones sexuales.

Urano se descubrió en 1781, hasta entonces correspondía a Saturno la regencia de Acuario, que se adjudicó al nuevo planeta tras incorporarlo a la astrología.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD