• PUBLICIDAD

Los Planetas: Marte

Exceptuando la órbita lunar, la de Marte es la más próxima a la Tierra. En ese espacio es donde se representan el Sol, Mercurio y Venus, que simbolizan la personalidad en lo que atañe a lo que eres y aspiras a ser, mientras que la órbita lunar circula, por un lado, a lo largo de esa zona interior y, por el otro, por la parte exterior, de manera que ejerce la función de relacionar en una sola dimensión emocional lo que vives internamente y lo que te afectan los sucesos exteriores.

Los estudios demuestran que Marte tuvo una atmósfera más compacta, con nubes y precipitaciones que formaban ríos. Sobre la superficie se adivinan surcos, islas y costas. El planeta Marte tiene una atmósfera muy fina, formada principalmente por dióxido de carbono, que se congela sucesivamente en cada uno de los polos. Las grandes diferencias de temperatura provocan vientos fuertes. La erosión del suelo ayuda a formar tempestades de polvo y arena que degradan todavía más la superficie. Marte tiene dos satélites, Fobos y Deimos. Son pequeños y giran rápido cerca del planeta. Esto dificultó su descubrimiento a través del telescopio. Cuando se halla más cerca de la Tierra, a unos 55 millones de kilómetros, Marte es el objeto más brillante en el cielo nocturno. Puede observarse más fácilmente cuando se alinean Sol-Tierra-Marte y se encuentra más cerca de la Tierra, esto ocurre cada 15 años.
El tono rojizo de su superficie se debe a la oxidación o corrosión.
En la mitología romana Marte es el dios de la guerra. Para los griegos Ares, hijo de Zeus y de su legítima esposa Hera, el impetuoso y fornido Ares no conoce el combate, amigos ni enemigos, destruye a todos sin distinción. Por eso Atenea, defensora de la guerra justa, detesta al dios de la guerra gratuita. En ninguna parte de Grecia es bien recibido ni honrado. Es muerte, dolor y destrucción. Algo fanfarrón por sus músculos, obtiene el amor de la bella Afrodita.

En la astrología, Marte representa la fuerza iniciadora, el coraje, el entusiasmo, la ira y, también, el deseo sexual. Regente del signo Aries y Escorpio, es el astro que representa el impulso a la acción. Famoso por su valor y su ánimo, que mueve a irrumpir audazmente grandes empresas y a afrontar los peligros. Pero Marte en sí no es ni negativo ni positivo; simboliza nuestra energía que tiende a buscar la exteriorización de nuestros deseos.

Marte engloba todo lo que es externo a ti, pero que necesitas incorporar para progresar en la vida. Representa, por tanto, la ambición en el más amplio sentido del término, así como también la pugna, pues es obvio que lo que se necesita incorporar a la propia vida se resistirá porque ocupa un espacio fuera de ti. Ésa es la manera de progresar, de crecer, de desarrollar tus cualidades, ya que si todo lo que necesitases para vivir estuviera a mano, no serías capaz de evolucionar.  De esta forma, Marte debe concebirse como factor de progreso personal, que no reside en la obtención del fin, sino en la lucha, ya que pone en juego aspectos psíquicos de mucha importancia para el bienestar físico y emocional. La lucha te mantiene alerta y alimenta tu ambición debido a que aviva tus esperanzas de obtener lo que no posees.

Marte representa el esfuerzo que hay que emplear en aras de la obtención de tus metas, es decir, el ejecutor del propósito que apunta la oposición del Sol en la carta natal. Así, el signo en el que se ubica Marte, reflejará un rasgo de la personalidad que has de salvaguardar y mantener por encima de todo, ya que es el arma que te servirá para ser mejor y conquistar tus propósitos. También manifiesta la actitud que mostraras en la pugna por un bien preciado.

Marte es regente de Aries, por lo que representa un vínculo con el signo, del que asume el ánimo de lucha en el sentido más manifiesto, lo que se evidencia en el temperamento y la clase de carácter. También se vincula a Escorpio, del que embebe la resistencia y la paciencia, rasgos muy necesarios para que se mantengan vivas las pretensiones.

El principio de Marte es la relación agresiva con el mundo que es ajeno a ti, lo que desencadena las actitudes violentas, apasionadas y beligerantes que responden al ansia de conquista. Señala también la pugna por la supervivencia y la acción, energía, fuerza, aptitud y audacia para alcanzar lo que te propongas.

De este modo, Marte simboliza la fuerza vital de la edad en la que te esfuerzas por culminar tus proyectos en la vida. Representa también el sexo masculino, la vitalidad, la energía y la acción que implica destruir para edificar de nuevo sobre los escombros, así como la actitud frente a los enemigos, las armas, las heridas y la respuesta ante la percepción de los factores externos.

Una carta natal que muestre aspectos armónicos entre la ubicación marciana y la del resto de planetas indica un entusiasmo y una firmeza de voluntad que provocan una conducta franca, activa y plena de energía vital.  Desencadenando amor por la libertad, amén de una sexualidad activa y la capacidad para reaccionar de manera rápida y eficaz, lo que otorga dotes de organización y mando en situaciones delicadas.

Una carta natal que presente aspectos inarmónicos apuntará al riesgo de una persona temeraria, afectada de complejo de impotencia, recelosa y desconfiada, cuya brutalidad y falta de tacto  la incapacita para la reflexión, lo que puede ser motivo de garrafales errores de percepción, inconstancia y tiranía. Por eso, existe el peligro de comportamientos agresivos capaces de desencadenar reyertas de las que vanagloriarse.

Marte gobierna la actividad y el tono muscular, los órganos sexuales externos del hombre, la bilis, la fuerza física, la nariz y los glóbulos rojos. Marte es el guerrero temerario y arrojado, la virilidad intachable y la vehemencia en la conquista, el valor, la sangre y el hierro.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD