• PUBLICIDAD

Los Planetas: El Sol

El Sol es el Astro en torno al que los demás planetas del sistema solar recorren sus respectivas órbitas. Se encuentra a una distancia de aproximadamente 150 millones de kilómetros y posee un diámetro de 1,39 millones de kilómetros, conformando así el más grande de todos los planetas juntos.

Como la Tierra tarda un año en dar la vuelta al Sol, y la Astrología es geocéntrica, el ciclo del Sol desde esta perspectiva es anual. Asimismo no se trata de un planeta, sino de una estrella, pero es la Astrología la que así lo considera. El Sol irradia luz, energía y calor los cuales resultan imprescindibles para la marcha de todo el sistema, así como para que haya vida en la Tierra.

El Sol es también nuestra principal fuente de energía, que se manifiesta, sobre todo, en forma de luz y calor.

Fue la observación más trascendental del hombre y, por lo tanto, ocupa un lugar significativo en todas las mitologías. El dios griego Apolo era la personificación del Sol y fue adorado como la fuente de la fuerza vital, iluminación y curación. Para los egipcios era Rá uno de los nombres del sol.
En la mitología azteca el dios Sol estaba representado por Huitzilopochtli. El dios solar fenicio Baal, al que se le adoraba bajo la forma de una piedra negra. Baal se hizo popular en el Imperio romano en el siglo II.

En la astrología el emplazamiento del Sol revela la cualidad básica de nuestra conciencia. Es el factor central de nuestra personalidad, del mismo modo como el Sol es el centro de nuestra galaxia.
No cabe duda que el Sol es esencial para el estudio astrológico, aunque es necesario recordar que es solo otra condición entre muchas.
El Sol simboliza la verdad y la integridad. Otorga al nativo alegría, confianza y buena salud. Tiene una afinidad natural con el signo Leo, el cual comparte muchas particularidades con el Sol

El Sol simboliza el yo íntimo y personal, que se manifiesta y desenvuelve mediante las intenciones y las metas que todo individuo se fija en la vida, las cuales se perciben a partir de la ubicación que adopte por casa. Así, el Sol representa el desarrollo del Ego.

El signo en el que se hospeda en la carta natal señala una cualidad que resulta básica en tu vida, pues a través de tal rasgo, la vida adopta energía y significado. Esta particularidad del carácter evoluciona paralelamente con la selección de los fines mediante los que se ha de desarrollar tu vida personal. De este modo, cuanta mayor conciencia y responsabilidad acerca de tales objetivos vitales muestres, más nítida y provechosa será la revelación de las tendencias que indique el hospedaje del Sol en el signo.

Tanto el carácter como las metas particulares obtienen de los rasgos del signo zodiacal en el que se aloja el Sol, el caudal de energía requerido para llevar a término una evolución personal  concienzuda y razonada, cuyo desarrollo se revelará en el dominio de la casa en que se ubique el Sol.

El Sol guarda relación con Aries, del que adopta los motivos que respaldan las intenciones personales, y con Leo, del que obtiene la energía para manifestar los rasgos individuales a través de los que tu personalidad  se desenvuelve en pos de los objetivos que te orientan en la vida.

Los principios que representa son el yo consecuente, que se despliega durante la vida y se sirve de la voluntad para desarrollar una capacidad afectiva que te permita relacionarte socialmente. Cuando se alcanza el desarrollo de la personalidad, crecen la energía vital y la fuerza física y mental que han de fundamentar la evolución personal, en base a unas ideas firmes y a la dignidad que te permita ser consecuente con los propios ideales.

Así, entonces, el Sol simboliza la edad adulta, en la que puede desarrollarse plenamente la personalidad , ya que es a partir de la mayoría de edad cuando el ser humano tiene una percepción cabal del sentido de la autoridad en relación consigo mismo, bien como subordinado, bien como superior. En una carta natal femenina, el Sol representa la figura masculina que mayor influjo haya tenido en su existencia, así como el método sobre el que puede fundamentarse el éxito en la vida profesional y social. En la carta natal masculina, simboliza la virilidad, la edad madura en la que el hombre ha de empezar a recoger el fruto de una vida dedicada a lograr una serie de finalidades, y la capacidad de abstraer los conocimientos adquiridos para evolucionar mediante la creación de obras e ideas.

La armonía de la posición solar en el correspondiente signo del Zodíaco con el resto de los hospedajes planetarios, genera alegría de vivir, fidelidad, generosidad, vida apasionada, valor, nobleza, orgullo, espiritualidad y perspectivas elevadas de la existencia.

Cuando el Sol se hospeda en aspectos disonantes con los demás cuerpos astrales, puede originarse un engrandecimiento desmesurado del ego, lo que provoca egoísmo y egocentrismo, que se traducen en narcisismo, exhibicionismo, arrogancia, despotismo, crueldad, soberbia, prepotencia y una suerte de paternalismo teatral enfocado en el beneficio propio.

No cabe duda de que el Sol es el Astro más importante del sistema, así como el que más relevancia tiene en la vida de la Tierra.

El Sol da la vuelta al cinturón zodiacal en un año, a razón de un grado al día. Es el regente de Leo y se asocia fisiológicamente con el corazón, la sangre, la vista y la columna vertebral, afecta al reconocimiento profesional, al yo del individuo y se relaciona con el oro. Simboliza al hombre valeroso y luchador, aunque digno y fiel a un código de nobleza, así como a los reyes y jefes del gobierno.

EL SOL EN LOS SIGNOS

 

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD