• PUBLICIDAD

Las Casas

Las casas zodiacales se establecen en función de la rotación del globo terráqueo y definen el aspecto de la personalidad y de la vida mediante el que se particularizan las funciones de los planetas y de los signos del Zodíaco. En otras palabras, se trata del reflejo de la influencia de los signos y los planetas en la vida humana, de qué manera se expresa y en qué terrenos se plasma. La estructura de casas indicará en qué ámbitos de la existencia del ser humano repercuten los efectos de los astros.

Las casas zodiacales entrañan una distribución del espacio zodiacal más próxima al ser humano, que permanece contemplando el entorno compuesto de la tierra hollada y el cielo que la enmarca. Este conjunto se divide en doce partes, de las que seis parten en sectores la Tierra, como si fuera una tarta, y de las otras seis, el cielo. De este modo nos contemplamos en el centro de la carta natal circundado de los sectores denominados casas, de las divisiones celestes llamadas signos zodiacales y d elos que ejercen la función de vínculo entre ambas dimensiones: los planetas.

El suelo que está bajo los pies, proyectando hacia el infinito, perfila la línea que va desde el ascendente al descendente; el centro del cielo que otea traza el eje entre el medio cielo y el fondo del cielo. De esos cuatro puntos se parte, para elaborar la estructura desde la que se calculan las casas restantes.

El sentido de las casas zodiacales parte del simbolismo de los doce signos, que representan aspectos del carácter, si bien las casas aluden a episodios del devenir cotidiano de la existencia, por lo que la información que haga referencia a los signos será más vaga, más sutil, mientras que la relativa a las casas es más precisa.

Para obtener la definición exacta de las doce casas y de los cuatro puntos cardinales de la carta natal es preciso conocer la fecha de nacimiento, así como la hora con un margen de error máximo de un cuarto de hora. En cualquier caso se requiere la hora solar, mediante la que se obtiene el tiempo sideral de nacimiento, se necesita también el lugar de nacimiento con sus correspondientes coordenadas. La astrología otorga una importancia particular a la hora exacta del nacimiento, pues de ella depende el adecuado cálculo de las ubicaciones y sus casas, en el que la diferencia aparentemente irrelevante de algunos minutos puede provocar un cambio en un dato tan crucial como el del ascendente. Tal tendencia al rigor puntilloso es motivo de discrepancias por parte de los estudiosos estrictos, que no asumen sin discusión que la correspondencia de un signo o con una casa determinados pueda mudarse en tan breve intervalo.

LAS CASAS ZODIACALES

El sistema de casas zodiacales constituye el vínculo entre el efecto de los planetas y el movimiento de la Tierra a través del que recibe el influjo planetario. La estructura de casas se fundamenta en el periplo cotidiano que el Sol efectúa por los doce signos zodiacales, es decir en la rotación terrestre sobre el propio eje. Así, los puntos en los que el horizonte corta la eclíptica en el momento del nacimiento reciben la denominación de ascendente y descendente. El primero es el que asciende o sale en el instante del alumbramiento, por lo que si has nacido al alba, el ascendente coincide con el Sol, si el parto es hacia mediadía, el Sol se hospedará en el signo que corresponda al medio cielo, si el nacimiento tiene lugar durante el crepúsculo, el Sol coincidirá con el descendente y si has nacido hacia la media noche, no habrá Sol y los rayos no irradiarán luz sobre el parto, por lo que estará en el fondo del cielo. Entonces si se dividen las veinticuatro horas del día entre la docena de signos, deducimos que a cada uno le corresponderán dos horas durante las que ejerce su influjo, así, el sistema de las doce casas se obtendrá con una duración en torno a dos horas por cada una. La frontera entre dos casas es la cúspide, las cuatro cúspides de las casas I, IV, VII y X constituyen los cuatro puntos cardinales (también llamados casas angulares) y corresponden al ascendente, que se sitúa al éste, al medio cielo, que se ubica al sur; al descendente, al oeste y al fondo del cielo, al norte.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD