• PUBLICIDAD

Leo con

El alma púber de Cáncer se transforma con brillo súbito en un adolescente simbólico, que la vibración de Leo transporta a la primera expresión de confianza en sí mismo y de orgullo por su individualidad. Ahora el alma sabe o cree saber, quien es, a medida que Leo siente la atracción de las fuerzas diurnas masculinas y positivas, y del Fuego, con más intensidad aún que en el nivel de Aries. El mundo pertenece al León y por tanto el Leo contempla su imagen en el espejo, admira lo que ve y formula el noble juramento “Yo haré”. El verano ha hecho eclosión en un florecimiento de furiosa belleza, con tardes perezosas y sol radiante, a medida que Leo se desplaza hacia la conciencia de Sí desde el significado bipolar de la afectación de Cáncer.

El idealismo de juventud excita el corazón del León e inflama su sangre con el naciente conocimiento de la sexualidad. Éstas son dos ansias poderosas que despiertan dudas íntimas y personales acerca del propio valor, dudas que a su vez se ocultan tras una fachada de vanidad. El alma de Leo sabe que hacer con esta segunda experiencia en su condición de organizador fijo, y la utiliza con aparente confianza para aleccionar a los demás, para sumir el control de su propia vida y para gobernar a aquellos que necesitan la protección de Leo. Sin embargo, el hombre o mujer Leo, como el adolescente de carne y hueso, sigue buscando que lo tranquilicen con halagos, sigue encogiéndose de miedo cuando lo ridiculizan, porque aún no es un hombre cabal, a pesar de su aplomo exterior.

El alma ya ha pasado por las dolorosas experiencias de la primera y la segunda infancia, de la niñez y la pubertad, así que leo asume el mando con compasiva consideración para ayudar a los más vulnerables. En su configuración de Leo, el alma no desea realmente oprimir a los indefensos. Las lágrimas derramadas en los niveles de Aries, Tauro, Géminis y Cáncer han grabado en la memoria de Leo la generosidad de espíritu. Sin embargo, aunque los Leo han aprendido a tolerar y perdonar a los enemigos, aún no han aprendido a respetar la sabiduría de los mayores. El Leo, como el verdadero adolescente, cree saberlo todo, y no soporta a quienes ponen en tela de juicio su nuevo conocimiento mundano. El alma de Leo venera al Sol, porque el Sol es el que gobierna a leo, es la fuente de toda la vida y de su fuerza de León. Leo admira y es admirado, ama y es amado. Cuando comienza la vida social, brotan los pimpollos del romance, que finalmente florecen.

El primer amor es cálido y refulgente, y le produce al adolescente Leo una mezcla de euforia y desencanto. El poderío vertiginoso de su virilidad o feminidad le produce a Leo una sensación de dignidad e importancia personales a través del sexo opuesto. Los Leones y Leonas ya no deben vivir reprimidos por la sofocante autoridad de la orientación paternal. Han atravesado el puente que une la infancia con la edad adulta. Intuyen las responsabilidades en la madurez, pero éstas aún no se han convertido en una carga. La vida es toda fulgor solar, el pasado tenebroso ha quedado atrás, el milagro del futuro continúa pendiente y el presente es un momento ideal para la diversión y la distensión. Leo resuelve arrogantemente que el mundo necesita de su recién descubierta sabiduría, y está más que dispuesto a suministrarla. Sólo mediante el ejercicio de una autoridad indiscutida sobre los niños menores (las almas más débiles y aún no liberadas) el hombre o la mujer Leo puede conservar durante esta experiencia la imagen necesaria de autoridad y amor propio.

Las cualidades positivas de Leo son el calor humano, la generosidad, la nobleza, la fuerza, la lealtad, el liderazgo y una mansa y sosegante ternura, el carisma protector del hermano o la hermana mayor. Expresadas en su forma negativa se convierten en la arrogancia, el falso orgullo, la vanidad, el despotismo, la soberbia y la promiscuidad romántica.

Para el Leo que se encuentra en la etapa simbólica de desarrollo adolescente, el amor es el romance radiante, el cantar de los cantares, la materialización de todos los ideales y de la belleza. Leo está enamorado del amor y de sí mismo. Los leones y Leonas dispensan afecto generosamente sólo porque experimentan un gran placer al ser tan soberanamente magnánimos y exigen gratitud y respeto de los amados y se indignan si el amor los obliga a comportarse a su vez con humildad, pues todavía no comprenden su profundidad, ni la belleza implícita en el sacrificio del yo.

LEO CON … MISMO SEXO

MUJER LEO CON

HOMBRE LEO CON

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD