• PUBLICIDAD

Escorpio con

Al entrar en su segunda experiencia en el elemento Agua, el alma ahora madura recibe con beneplácito la oportunidad de meditar mediante un retorno de las fuerzas nocturnas negativas y femeninas de la conciencia de Escorpio. A nivel público Escorpio es inmensamente capaz de cumplir con sus deberes ahora harto conocidos, en su condición de organizador fijo. A nivel personal a Escorpio le inquieta descubrir que enfrenta por primera vez el portentoso misterio de su propia existencia.

De dónde ha venido? A dónde va? Por qué está aquí? Escorpio debe desgarrar el velo de la vida, a cualquier precio, para apaciguar su espíritu desasosegado, súbitamente emancipado de su anterior preocupación exclusiva por las necesidades terrenales, en tanto clama “Yo Deseo”.

El alma de Escorpio sabe mucho, pero es más aún lo que intuye y todavía no puede definir. La vibración de Escorpio genera una necesidad tan apremiante de explorar lo desconocido que hay que sepultarla bajo profundas capas de manso raciocinio, pues de lo contrario consumiría la mente y devoraría el alma. Las lecciones muy presentes de la placidez y el juicio imparcial de Libra han determinado que Escorpio se cuide mucho de expresar opiniones a quienes podrían descalabrarlas. El fuerte instinto de supervivencia de Escorpio procede de un arraigado temor a que lo destruyan si no se pertrecha de antemano. Cada derrota que sufre Escorpio no hace más que reforzar la íntima convicción de que ante todo debe ser leal a su propia integridad personal. Porque Escorpio intuye que si pierde su personalidad, lo pierde todo.

En el nivel de conciencia de Escorpio, el alma descubre por primera vez la relación que existe entre el nacimiento, la muerte, el sexo y la verdad religiosa. Escorpio sabe que, de alguna manera mística, todos estos elementos se hallan entrelazados. Por tanto, el sexo se convierte en algo íntimamente explorado con una pasión que no conocen quienes se encuentran detrás o delante de la etapa de desarrollo de Escorpio. Aunque Escorpio solo confía en el amor después de que éste ha demostrado ser digno de semejante confianza, cuando se consagra a otra persona su lealtad es inamovible y eterna. Escorpio siente la necesidad vehemente de protegerse a sí mismo y de proteger a quienes ama de todo daño, y por ello se siente obligado a reclamar “ojo por ojo y diente por diente” como garantía de que no volverán a maltratarlos.

Mediante la sutil influencia del planeta regente Plutón, el alma de Escorpio asimila la experiencia de la muerte a medida que desaparecen amigos y parientes, y esto acrecienta la necesidad de buscar aún más a fondo el conocimiento sepultado en el inconsciente silencioso. En tanto que el espíritu de Escorpio se remonta por las alturas como el águila, desafiando la gravedad, los deseos y las pasiones mundanas se intensifican y lo obligan a poner en tela de juicio su propia dignidad. Ultrasensible, pero ya capaz de disfrazar totalmente esta sensibilidad, Escorpio descubre ahora el poder asombroso de su propia mente, la voluntad silenciosa y la emplea secretamente, para que los demás no aprendan a ejercitar el mismo poder sobre él. La conciencia de Escorpio es el período de prueba del alma.

Las cualidades positivas de Escorpio son la lealtad, la fuerza de voluntad, el magnetismo, la amabilidad, la clarividencia y un autocontrol prodigioso. Expresadas en su forma negativa se convierten en crueldad, fanatismo, venganza, sadismo, recelo y autoaborrecimiento.

Para los hombres y mujeres Escorpio el amor es una llama devoradora, digna de cualquier sacrificio y deben triunfar sobre su desafío. Sexualmente desinhibidos, pero con temores emocionales y recelos mentales, se esfuerzan desesperadamente por fusionar las vibraciones físicas y espirituales del amor, con una extraña mezcla de erotismo y pureza. Sin embargo, la satisfacción del deseo no hace más que dejar al alma de Escorpio con la apetencia de algo más trascendente.

ESCORPIO CON … MISMO SEXO

MUJER ESCORPIO CON

HOMBRE ESCORPIO CON

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD