• PUBLICIDAD

Astrología Occidental

La Astrología Occidental nació en la antigua Caldea, se extendió a Mesopotamia y de allí pasó a Egipto, así como a Grecia, Roma y al mundo árabe.

La disciplina consiste en el estudio del movimiento de los astros en relación con la Tierra y del influjo que éstos ejercen en las personas en el momento más importante de su vida, el nacimiento. En ese preciso instante, los elementos del cosmos transitan en sus respectivas órbitas y cada uno de ellos representará una característica de la personalidad del recién nacido, que influirá de una forma u otra en la manera de conducirse a lo largo de toda la vida.

Los babilonios y los asirios redactaban sus escritos, relataban las leyendas y basaban sus dogmas religiosos en una concepción astral del universo, ya que movimientos, fenómenos y relaciones afectan a las creencias, tareas y mentes, hasta sedimentarse en el poso del inconsciente colectivo.

En Grecia, en el s.II a.C. vivió el aritmético y astrónomo Hiparco de Nicea, que elaboró un catálogo de un millar de estrellas, con las ubicaciones cósmicas de todas ellas, fue el descubridor de la precesión equinoccial y observó la evolución anual del Sol y la mensual de la Luna, lo que culminó en la división del año en cuatro estaciones.

Hiparco sostenía que los fenómenos que se producían en la Tierra obedecían a acontecimientos astrales, y que éstos repercutían en el organismo y la psique humana, ya que el cuerpo es una reproducción del universo y ejerce funciones directamente determinadas por los movimientos planetarios.

En ese sentido, definió una serie de correspondencias entre los signos del Zodíaco y las diferentes partes del ser humano, que todavía es empleada hoy por los astrólogos y estudiosos de la Astrología Occidental.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD