• PUBLICIDAD

Aries y Virgo

aries, virgo, compatibilidad, signos, amor, relación, compatibles, como se llevan, aries y virgo hacen buena pareja, como son aries y virgo en el amor, aries y virgo sexualmente, aries y virgo son compatibles, aries y virgo en el amor, aries y virgo compatibilidad en el amor, aries y virgo compatibilidad

Aries y Virgo

Vamos a ver como es la compatibilidad entre Aries y Virgo. A Aries le gusta generalizar, odia ocuparse de los detalles y lo aburre el análisis minucioso. Virgo es minucioso, le gusta analizar los detalles y odia las generalidades. Esto te hace una idea de la distancia que existe entre estos dos signos solares.

Los Carneros inician todos sus actos a partir del sentimiento puro: confían en sus emociones y dudan de los excesos de espíritu práctico. Los Virgo son prácticos, confían en su intelecto, y dudan de los sentimientos y las emociones puras. Cuando los Aries están ofuscados, generalmente lo gritan desde los tejados y exhiben sus agravios para ventilarlos. Cuando los Virgo están ofuscados, lo ocultan y encierran sus agravios para que junten la herrumbre del resentimiento. Los Carneros descuidan su salud física y sin embargo casi nunca padecen enfermedades crónicas. Los Virgo cuidan extremadamente su salud física, y sin embargo se quejan a menudo de que padecen síntomas diversos de enfermedad.

Aries y Virgo se apresuran a ayudar a los demás, aunque sus motivaciones son un poco distintas. Los Aries lo hacen porque se complacen en ser causa de felicidad, dado que esto les prueba que pueden ejecutar un milagro de menor envergadura cada vez que se presenta la ocasión. Los Virgo lo hacen porque al Virgen le pone nervioso permanecer inactivo y ver cómo la confusión se trueca en caos, a juicio de su espíritu práctico, bastaría un mínimo de pensamiento lúcido para desenredar la maraña. El Virgo se adelanta instintivamente, aplica un tijeretazo y un corte aquí y allá, y después sigue su camino sin esperar ni desear  muestras de gratitud. Aries tampoco se quedará mucho tiempo a la espera de agradecimiento, pero el carnero lo desea. Si no se le tributan, el Aries se sentirá agraviado y enfadado, a diferencia del Virgo, que de todas maneras no espera realmente mucho de la gente, y por tanto puede despreocuparse de la ingratitud y tildarla como otra de las muchas imperfecciones de la naturaleza humana.

Los signos Aries y Virgo gravitan hacia la pureza de intenciones, los dos anhelan ávidamente la belleza del espíritu y buscan un ideal rutilante. Aries y Virgo cabalgan juntos buscando la verdad y la hermosura, pero cuando sus corceles blancos como la nieve llegan a una bifurcación del camino, marchan en direcciones distintas. Los Carneros creen ciega e instintivamente que encontrarán lo que buscan, a pesar de todos los desengaños y de la aparente imposibilidad de obtener el éxito. Los Virgo alimentan pocas esperanzas, o ninguna, de descubrir algún día el Santo Grial, y si lo descubrieran, seguro le hallarían un defecto.

Sin embargo, no obstante todas estas disparidades en sus pautas personales, Aries y Virgo pueden encontrar un extraño consuelo en su relación cuando sus caminos se cruzan. La admiración y el respeto, así como un deseo mutuo de ayudarse.

Aries y Virgo se cuenta a menudo secretos que no le confiarían a nadie más. Parecen intuir que la confianza mutua implícita en esta confesión íntima no será violada y pocas veces lo es, aunque al Carnero le resulte difícil entender como pudo haberse gestado la situación que le describió Virgo, dada su propia filosofía personal. Asimismo, el Virgo se sentirá sinceramente compenetrado con las experiencias del Carnero, aunque íntimamente no atinará a comprender cómo pudo permitir que se materializaran.

Sin embargo, aunque Aries y Virgo estén unidos muy estrechamente, el Carnero no podrá dejar de intuir la mueca de disgusto de Virgo cuando llegue tarde a una cita, cometa una necedad o actúe descuidada e irresponsablemente. A Aries nunca le resulta tan fácil como al Virgo disfrutar del trabajo. Lo que a Aries se le antoja una remolonería inofensiva, Virgo lo interpreta como un derroche casi pecaminoso de tiempo valioso. Por supuesto, después de despachar debidamente sus obligaciones de trabajo, estudio o familia, y cuando ya no pueden  experimentar remordimientos de conciencia porque todas las cosas están terminadas, los Virgo disfrutan de una vida privada bastante interesante y, en raras ocasiones, incluso escandalosamente poco ortodoxa.

Como los Virgo son muy analíticos y aficionados a la claridad, los Aries suelen considerarlos remilgados y fríos, sin embargo, lejos de ser fríos, los Virgo se destacan entre todos los signos solares por ser los más íntimamente sentimentales. Su misma puntillosidad es testimonio de los elevados ideales a los que deben ceñirse las personas y las cosas, y cuando no se ciñen a ellos, bueno, cualquiera tendría accesos periódicos de  exasperación, si lo desilusionaran constantemente. Los Virgo están a menudo nerviosos en presencia de los Aries porque les disgusta ser abiertamente enérgico y el trato con el Carnero le obliga a serlo. La impulsividad ariana puede determinar que el Virgo se sienta secretamente impotente porque carece de medios para modificar una situación de modo que a veces tratará de encubrir este sentimiento con una actitud crítica, una especie de desaprobación silenciosa.

El Aries típico no anda en busca de discusiones razonables, ni de los comentarios fríos y sensatos del Virgo acerca de lo que es bueno y malo, acerca de lo que es correcto y práctico y lo que no lo es. Los Carneros reaccionan maravillosamente ante la generosidad de espíritu de los demás  y pésimamente ante la pomposidad o la crítica. El Aries rebelará a menudo y luchará en defensa de su identidad porque considera que la conversación serena y racional es un mal sustituto de la calidez afectuosa, la cordialidad y la franqueza.

Lo que el Virgo pocas veces comprende es que el Aries intuye infaliblemente si el interés que demuestra por su bienestar emana auténticamente del cariño, el afecto o la amistad o solo de sentido del deber. Y cuando emana de este último, el Carnero preferiría apañarse solo antes que aceptar la ayuda de alguien que no la ofrece de corazón y con sincera comprensión, por mucho que necesite la asistencia y el consejo de Virgo.

Sin embargo, aunque a primera vista Aries y Virgo parezcan muy distantes el uno del otro, ambos podrán recibir algunas sorpresas agradables si echan a andar juntos y tienen la precaución de eludir los cardos, las zarzas y las espinas del desacuerdo. El Virgo puede encontrar en el Carnero a alguien realmente digno de que lo ayuden a progresar, a alguien que como compensación derramará sobre el Virgo un torrente de gratitud vehementemente entusiasta y conmovedora, a alguien que quizás incluso conseguirá abrir las puertecitas de las inhibiciones y los anhelos de Virgo. En el Virgo, Aries hallará la estima sincera que necesitan y un corazón tan honesto y leal como el suyo propio. Virgo puede enseñar a Aries a descubrir la belleza de las insignificancias, a comprender que es prudente esperar, a creer en el triunfo final de la paciencia. El Aries puede enseñarle al Virgo a descubrirse y a creer en sí mismo.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571 o Xoneka 806 466 827

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD