• PUBLICIDAD

Aries y Aries

aries, aries, compatibilidad, signos, amor, relación, compatibles, como se llevan, aries y aries hacen buena pareja, aries y aries sexualmente, aries aries compatibilidad pareja, aries y aries se llevan bien, astrologia aries y aries, aries y aries se llevan bien

Aries y Aries

Cuando son Aries y Aries,  estas dos fuertes personalidades mezclan por primera vez sus auras particulares, despeja el terreno e inicia la cuenta atrás previa al estallido, que consiste generalmente en una eclosión de empatía espontánea.

Es regocijante descubrir una personalidad positiva, entusiasta y abierta, después de haber tenido que soportar todos esos finolis melindrosos y esos aguafiestas aburridos, los taciturnos y mezquinos, y sobre todo esas personas frías, inabordables, que te hacen el vacío cuando lo único que deseas es mostrarte cordial. No es extraño que se produzca esta gran avalancha instantánea de admiración mutua entre Aries y Aries.

Aries y Aries se sentirán maravillosamente aliviados de que el otro no adopte una actitud engreída respecto a cosas como la extravagancia, el comportamiento impulsivo, los discursos imprudentes y el retraso en las citas, y no solo esto, ahora contarán con alguien que los acompañará a la consulta del dentista sin acusarlos de cobardía.

La mayoría de los Aries aborrecen dos cosas, ir al dentista o que les tomen una foto. El hecho de quedarse quietos en sus asientos, posando, les fastidia mucho, porque les deja todo ese tiempo libre para meditar sobre su fealdad ya que están desmedidamente preocupados por su imagen y son un poco vanidosos. Pero no creas que los Aries son cobardes, pues Marte, su planeta regente, les suministra todo el coraje que necesitan, y un poco más si lo solicitan. Sencillamente no les gusta que nadie se meta en su cabeza, esto incluye normalmente las drogas, los ojos, la nariz… y también el cerebro, lo cual significa que tampoco te mestas con sus ideas.

Cuando se trata de los demás, el trabajo extra es producto del impulso generoso de las almas regidas por Marte que tienden a dar más de lo necesario de su tiempo, su dinero, su amor, su lealtad y todo lo demás. A menos que uno de los Aries o ambos, tenga un signo lunar o ascendente Capricornio, Tauro o Cáncer, entonces probablemente les resultará fácil obtener dinero prestado el uno del otro y es difícil que alguno de ellos reclame que se lo devuelva pronto, lo cual crea otra área de empatía entre los dos. Los dos proceden con rectitud en todos los órdenes de la vida, incluido el financiero. Nunca se les ocurre engañar a nadie, bueno, en realidad no saben hacerlo.

Es posible que la pareja Aries y Aries sobreestimen su capacidad para pagar, o incluso que se olviden de una deuda cuando están comprometidos con algo nuevo y muy emocionante que consume toda su atención, pero nunca son deshonestos, no hay nada que enfurezca más a un Carnero como el hecho de que desconfíen injustamente de el.

Al principio todo es un carrousel de dicha entre Aries y Aries, pero cuando se derritan los rosados filamentos de  azúcar, pueden aflorar trances de desilusión. Cuando Fuego se encuentra con Fuego se elevan llamas más altas y más ardientes, esto debería presagiar la asociación entre la pareja Aries.

Entre los Aries extrovertidos más típicos están dispersos otros menos comunes, semejantes a ovejas, cuyas personalidades marcianas han sido tristemente pulverizadas en la infancia, y que por consiguiente controlan su exuberancia natural detrás de una introversión antinatural. Si los Aries y Aries comprometidos entre sí pertenecen a este grupo, tal vez no parezcan capaces, de provocar sus respectivas cóleras, pero las apariencias engañan. Es seguro que en algún momento, de alguna manera, entrechocarán sus cuernos.

Cuando Marte choca con Marte, el resultado puede ser una guerra en gran escala, es inevitable que se produzcan estallidos ocasionales cuando esta pareja Aries y Aries viven en estrecha proximidad cotidiana, sin que algún alojamiento mitigue su asociación. Pero también habrán gloriosas euforias que compensarán estas depresiones.

Durante la mayor parte del tiempo, el carácter franco y enérgico de Marte creará una corriente de simpatía entre Aries y Aries, es previsible que las crisis se produzcan cuando se superpongan sus respectivas necesidades de satisfacer las tendencias egocéntricas. Una posible solución para el problema es que uno de ellos pueda salirse con la suya los lunes, miércoles y viernes, y el otro manda, los domingos, martes y jueves. Los sábados sencillamente entablan batalla y dejan que el Carnero con los cuernos más fuertes gane y cure las heridas del perdedor con la tierna generosidad que es típica de Aries.

Aries tiene una personalidad caprichosa, cuando se juntan es posible que se disputen el liderazgo, pero la experiencia les suministrará algunas merecidas lecciones. El corazón de los Aries siempre tiene más cicatrices que las que los Carneros exhiben o discuten abiertamente.

Deben comprender que Aries es el recién nacido del zodíaco, combaten por el sueño, la tranquilidad, el descanso y la resignación al destino. La intromisión negativa de la crítica o el pesimismo, oscurece el horizonte del Carnero y aplasta el espíritu de Aries, especialmente cuando lo hacen vigorosamente sobre la inocencia y la fe naciente del otro Carnero, sin embargo, el resentimiento temporal es raro que perdure hasta convertirse en un rencor permanente, porque Aries alimenta una fe infantil en el hecho de que la reyerta se puede resolver de algún modo y de que la relación se puede arreglar cada vez que se rompe.

Los Aries necesitan que los traten con dulzura, ellos no son propensos a tratarse entre sí con dulzura.  Comprenden e incluso personifican su generosidad y clemencia, pero no son capaces de interpretar cabalmente lo que significa tratar a los demás con la misma ternura con que ellos necesitan ser tratados. No dejan que nadie les lleve de las narices, les empuje ni los coaccione, ni siquiera quienes son más fuertes que ellos, y ciertamente tampoco otro Aries.

Los Carneros esperan que los demás satisfagan sus deseos y obedezcan sus órdenes sin chistar, lo más rápidamente posible. Si en Aries y Aries uno es más fuerte en razón de posiciones planetarias a la hora de su nacimiento (no más sabio y más paciente, sino más fuerte), el resultado podría consistir en la transformación gradual del Aries “más débil” en una oveja neurótica, que casi se disculparía constante y patéticamente por su misma existencia, o que racionalizaría todas sus palabras y sus actos por temor a ofender o a ser mal interpretado.

No es fácil que Aries y Aries coexistan en plácida armonía, aunque puede ser innegablemente emocionante. Tendrán que tratar de controlar su tendencia a agredirse mutuamente mientras aún están exasperados. Asestarán un golpe, poco después experimentarán un ramalazo de remordimiento por su apresurada crueldad, y entonces tratarán de compensar impulsivamente su cólera con recíprocas muestras de afecto, o mediante un regalo que hará de ofrenda de paz. Los regalos de Aries es su forma de decir me gustas o te quiero, siempre nacen del corazón, y son entregados de buena voluntad, sin embargo las personas materialistas interpretan equivocadamente las motivaciones de los Aries.

La unión de Aries y Aries puede ser beneficiosa si consiguen ayudarse el uno al otro, se brindan protección recíproca contra quienes de otra manera sacarían provecho de sus instintos altruistas. Una cosa es segura, las emociones entrarán en ebullición y aflorarán a la superficie. Entre ellos pocas veces habrá engaños o hipocresías, pero tampoco habrá cautela, razonamiento o espíritu práctico. Estos dos seres son capaces de llegar a la felicidad o de consumirse en manifestaciones infantiles de cólera, resentimiento y egoísmo.

Quieres saber como te irá con tu amado? Lady Astaroth 806 535 571 o Xoneka 806 466 827

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD

  • PUBLICIDAD